El asesinato de la corresponsal de la revista Proceso en Veracruz, Regina Martínez y la violencia que azota al gremio periodístico en nuestro país reunió a reporteros, fotógrafos, camarógrafos y activistas en el zócalo de la ciudad de Puebla, vía la indignación que recorrió las redes sociales y una súbita convocatoria la tarde de este domingo por el asesinato de Martínez.

Cuando en las redacciones de los periódicos los reporteros, los editores y los fotógrafos trabajan su información, los comunicadores abrieron un paréntesis para exigir que cesen los asesinatos contra periodistas en México, donde el trabajo periodístico se ha vuelto una actividad de extremado riesgo.

En el Distrito Federal, frente a la sede del gobierno de Veracruz en la capital del país, reporteros y representantes de organizaciones de derechos humanos protestaron contra el asesinato de la periodista Regina Martínez. En Xalapa, ciudad donde desarrolló su trabajo Martínez, amigos y comunicadores realizaron una marcha en protesta por el asesinato de la corresponsal de la revista Proceso. En otras ciudades del país —como Cuernavaca—, reporteros y ciudadanos mostraron su indignación por el cruento deceso de la reportera experimentada en temas de política, seguridad y violencia.

Una tarde plural y soleada en el zócalo de Puebla. A un lado del asta bandera, simpatizantes del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador; en el otro extremo, asistentes esperaban un concierto de las festividades del 5 de Mayo; en el otro, feligreses católicos se toman de las manos y hacen una oración. Los periodistas de Puebla exigieron que se esclarezca el asesinato de Regina Martínez, demanda que escuchada en distintos estados y en el Distrito Federal.

El tono de la exigencia fue de indignación. Se escucharon el “Estamos hasta la madre” y el “No más sangre”. Reporteros, fotógrafos, tuiteros de Contingente Puebla, activistas del movimiento LGBTTI, exzapatistas y ciudadanos sin adjetivos demandaron el esclarecimiento del asesinato de la periodista veracruzana, cuyo cuerpo estrangulado fue hallado este sábado en su domicilio. La última nota publicada por la corresponsal de Proceso versaba sobre la muerte de un activista en Veracruz. Algunos de los asistentes mostraron cartulinas con leyendas como “¿Cuántos más?”, “No a la violencia contra los reporteros” y la demanda “No más muertes”.

La corresponsal de Proceso, Gabriela Hernández, fijó la postura de la revista nacional, al señalar que la publicación solicitó al gobierno de Veracruz —que encabeza Javier Duarte— esclarezca el homicidio de Regina. En Veracruz además se han perpetrado otros tres asesinatos de reporteros.

Fotoperiodistas de esta ciudad se descolgaron por unos momentos de sus cámaras y las colocaron en el piso, mientras la periodista Gabriela Hernández relataba el ánimo de consternación y la exigencia de justicia por el asesinato de Regina Martínez. La corresponsal de Proceso en Puebla resaltó los valores de objetividad, veracidad, honestidad y el profesionalismo de Regina.

El reportero Martín Hernández Alcántara condenó con elocuencia el crimen y enfatizó la importancia de la colaboración y organización frente a los actos de violencia contra medios de comunicación y comunicadores. Por su parte, el también reportero Ernesto Aroche, promotor de diversas iniciativas de transparencia, valoró el trabajo profesional y de investigación de Regina. Además, Ireri Herrera expresó la consternación del gremio por el asesinato, lo mismo que el activista de los derechos humanos Enrique Maraver, quien acuñó el sentir de los asistentes: “no podemos permitir que se mate a la verdad y la justicia”.