Al conmemorarse el Día Internacional en contra de la Trata de Personas, se destaca que el estado de Puebla es el principal lugar desde donde son captadas mujeres víctimas de trata hacia los Estados Unidos (41.1%), de acuerdo con diagnóstico nacional sobre la situación de trata de personas en México, 2014.

Aunque el informe documenta que Puebla es de los pocos estados del país que cuenta con una legislación que adopta el Protocolo de Palermo y que además hay un trabajo institucional coordinado con grupos de la sociedad civil para frenar este flagelo, el documento señala que en municipios como Chignahuapan y Tepeaca podría presentarse la venta de niños.

El reporte realizado entre el Gobierno Federal y las Naciones Unidas identifica el corredor Puebla-Tlaxcala-México como uno de los principales corredores de trata de personas.

El documento describe que en Puebla se encontraron grupos de delincuencia organizada altamente sofisticados que ocupando las tecnologías de la información y con grupos de abogados reclutaban a víctimas de trata por medio de internet.

Otro dato preocupante de la situación de trata de personas es la relación que existe entre marginación entre las mujeres de Puebla porque las coloca en un elevado nivel de vulnerabilidad social, lo que las convierte en un “perfil” que buscan los grupos de trata de personas.

En la parte positiva del documento el estado de Puebla destaca como uno de los estados donde las averiguaciones previas de trata de personas tienen éxito, pues a nivel nacional Puebla representa uno de los estados donde se consigna a los delincuentes en esta materia, con un 49%.

En contraste con el estado de Tlaxcala, donde sólo un 18% de las averiguaciones previas terminan en alguna consignación.

El documento reconoce logros a nivel legislativo en las leyes de Puebla para frenar la trata de personas, pero también describe un panorama de alto riesgo para las mujeres en la entidad, “principalmente para mujeres jóvenes o adolescentes, con situaciones de pobreza, por provenir de comunidades rurales (y posiblemente de centros urbanos populares y marginales), por ser migrante, por tener antecedentes de violencia, ser indígena o por la falta de recursos sociales y económicos”, quienes son víctimas de trata.

Aunado a esto, los altos índices de analfabetismo entre mujeres son relevantes porque indican la vulnerabilidad de las mujeres en estados como Puebla.

El diagnóstico advierte sobre la situación de la trata de personas en nuestro país a partir de la adopción, en el 2003, del Protocolo de Palermo.

Cabe señalar que el diagnóstico fue preparado por la Oficina de Enlace y Partenariado de UNODC en México, por encargo de la Secretaría Técnica de la Comisión Intersecretarial para Prevenir, Combatir y Sancionar los Delitos en Materia de Trata de Personas, en el marco del Acuerdo de Cooperación suscrito el 6 de octubre del año 2011 entre UNODC y la Secretaría de Gobernación.

***

El documento resalta que en Puebla es uno de los estados donde más averiguaciones previas se presentan sobre el delito de trata de personas.

“Aguascalientes, Tlaxcala, Puebla, Oaxaca, Distrito Federal, Veracruz, Hidalgo, Chiapas y Chihuahua concentran 343 Averiguaciones Previas, es decir, 81% del total de Averiguaciones Previas  abiertas sobre trata de personas en el fuero común, esto dentro del período 2009-2011. 

Asimismo, Chiapas, Distrito Federal y Puebla destacan como las entidades en que más averiguaciones previas han resultado en consignaciones con detenidos.  Llama la atención que la proporción de denuncias que prosperan y generan una averiguación previa a nivel nacional es de 49% para el delito de trata de personas y en el caso de Tlaxcala es solo de 18%. No hay ninguna otra entidad federativa que registre una brecha tan significativa en esta materia”.

El reporte señala que son las niñas, mujeres y adolescentes jóvenes las más susceptibles a este delito: "Entre el universo de posibles víctimas de trata de personas, los grupos e individuos en mayor riesgo son aquellos que sufren exclusión y discriminación, que viven condiciones de vulnerabilidad socioeconómica de carácter sistemático y/o que sufren de carencias afectivas o emocionales.(..) las mujeres, particularmente las niñas, adolescentes y jóvenes, son las más susceptibles a ser víctimas de este delito. Este grupo poblacional es el que sufre sistemáticamente de inequidad en el acceso a oportunidades educativas y laborales, así como de estereotipos de género que las desempoderan, objetivan y que contribuyen a la concepción de la mujer como una mercancía que puede venderse, rentarse y desecharse".

El estudio advierte que en municipios de Puebla se presentaría la venta de niños: "Otros estados que podrían representar un foco rojo por la posible venta de niños y niñas incluyen a Chiapas, Oaxaca y el norte de Puebla (municipios como Chignahuapan y Tepeaca). Los destinos de estas víctimas de trata de personas varían, pero incluyen a Sinaloa para fines de explotación en campos agrícolas, así como Monterrey y Ciudad de México para el caso de la servidumbre doméstica".

El estudio señala que Puebla es el principal lugar de donde se "importan" mujeres para la "trata de personas" a los Estados Unidos, datos que cita el informe a partir del estudio “Sex Workers Project at the Urban Justice Center/IMUMI, Caminando hacia el norte: la pobreza y la violencia en la trata de personas de México hacia los Estados Unidos, (2012)”.

“Estos estudios señalan también que la mayor parte de las víctimas de trata de personas provienen del sur del país: 41.1% de Puebla, 17.6% de Tlaxcala, 14.7% del Estado de México, 11.7% de Veracruz, 5.8% de Guerrero y el resto de Oaxaca, Jalisco y Tabasco".

En las conclusiones del informe se advierte que las mujeres en situación de vulnerabilidad social son víctimas de la trata: "En este sentido, aunque todas las mujeres podrían (en teoría) ser víctimas de trata de personas parece existir una mayor captación de mujeres en situación de vulnerabilidad  social: situaciones de pobreza, por provenir de comunidades rurales (y posiblemente de centros urbanos populares y marginales), por ser migrante, por tener antecedentes de violencia, ser indígena o por la falta de recursos sociales y económicos en la familia para favorecer la protección y el desarrollo de sus miembros".

Además, en Puebla se han detectado grupos que ocupan tecnología de la información respaldados por grupos de abogados para reclutar a sus víctimas en línea: “Este es el caso de una red desmantelada en Puebla en 2011 en la cual estaban involucrados profesionales de la tecnología informática y abogados que se dedicaban al reclutamiento de víctimas por Internet con fines de explotación sexual y pornografía en línea”.