El muro que el presidente de Estados Unidos Donald Trump ordenó este miércoles construir en la frontera con México, será una costosa medida que no resolverá la migración indocumentada ni el tráfico de drogas y, en cambio, generará tensiones con el gobierno mexicano por su pago, dijeron expertos.

Es una solución propuesta por una punta de ignorantes. El 60 por ciento de la migración no documentada entra a Estados Unidos con una visa", advirtió el analista en temas de seguridad, mexicano Alejandro Hope.

Trump firmó la orden ejecutiva para construir el muro durante un acto en el Departamento de Seguridad Nacional, argumentando, como lo hizo desde su campaña electoral, que servirá para controlar la migración sin papeles y los cárteles de la droga.

Hope expuso que el magnate investido como presidente el 20 de enero ordena endurecer la seguridad en la frontera común de 3,200 kilómetros, cuando la migración de mexicanos hacia Estados Unidos registra tasas negativas.

El flujo que persiste en mayor medida es de migrantes originarios de países de Centroamérica, pero ese fenómeno requiere atenderse con una mejor cooperación con México, y no con una medida que desate antagonismo entre los países vecinos, sostuvo el experto.

Aseguró que las acciones emprendidas por Washington desde años atrás para fortalecer la seguridad en la frontera sólo han redituado en mayor costo monetario y peligro para los migrantes, pues se han visto orillados a buscar redes de crimen organizado para cruzar.

La decisión de hoy va a costar sangre, literalmente. Espero que lo sepan y si lo saben espero que les importe", criticó.

Hope enfatizó que suponer que un muro frenará el narcotráfico muestra un total desconocimiento de la dinámica del contrabando de drogas y su consumo en Estados Unidos, donde, explicó, la demanda por cocaína se ha desplomado a la mitad este siglo y ha crecido la producción interna de marihuana.

Toda la heroína que se consume en Estados Unidos en un año cabe en 2 mil maletas. Sólo se tienen que pasar siete maletas al día para surtir toda la heroína", añadió.

Por su parte, Raúl Benítez Manaut, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aseguró que la orden abre la posibilidad de que el republicano haga efectiva su intención de que sea México el que costee su muro, algo en lo que ha insistido desde su campaña.

El gobierno mexicano ha descartado por completo reembolsar con su dinero el costo, por lo que es posible que Trump busque aplicar medidas fiscales a los 25 mil millones de dólares que los migrantes mexicanos envían anualmente en remesas a sus familias en el país, previó el experto.

Eso sí generaría un conflicto tremendo entre los dos gobiernos", advirtió Benítez Manaut, quien es especialista en las relaciones binacionales.

El académico de la UNAM consideró que se tratará de un gasto importante porque es posible que la seguridad de la frontera se refuerce con equipos detectores de sonido y calor, cámaras de video vigilancia y drones.

Recordó que justamente los secretarios mexicanos de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y de Economía, Ildefonso Guajardo, comenzaron un diálogo con la administración de Trump en Washington de cara a lograr acuerdos en materia de comercio, seguridad y migración.