En los últimos seis años el alza en inseguridad ha sido registrada por distintos organismos, en el que se aprecia el incremento tanto en delitos del fuero común, como en los de alto impacto y hasta los vinculados con el crimen organizado.

Esto de acuerdo al número de denuncias registradas por los Ministerios Públicos y archivadas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), mientras que el crecimiento de la incidencia delictiva en general rozó el 30 por ciento.

Todo es sustentado con los datos de la Encuesta de Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi).

De este modo se comprobó que delitos de alto impacto como el secuestro y el robo con violencia prácticamente se triplicaron, mientras el homicidio doloso tuvo un crecimiento del 26 por ciento.

Además otros como el homicidio imprudencial o culposo decreció, en comparación con las cifras de los últimos dos sexenios.

Además Inegi reveló que en la entidad, siete de cada 10 personas se sienten inseguras y que el incremento en el gasto en protección es del 67 por ciento con respecto al gasto que se registró en el 2010.

Además en 2011, en el arranque del sexenio, los ciudadanos gastaron 1 mil 933 millones de pesos en proteger su patrimonio, para el 2016 –según los datos de la Envipe— la cifra llegó a 3 mil 237 millones de pesos. Esto significa un incremento del 67 por ciento en el periodo.

Asimismo las pérdidas económicas pasaron de 4 mil 785 millones de pesos en el 2010, es decir en el último año del sexenio pasado, a 10 mil 886 millones de pesos, lo que significa un incremento del 127 por ciento.

Además en este tiempo se han registraron 25% más delitos, según el SNSP; 29 según los datos del Inegi, con respecto al sexenio anterior, además los delitos denunciados son cada vez más violentos.

En el apartado Robos con Violencia la cifra creció 179 por ciento con respecto al sexenio pasado.

Los datos son así: en los 71 meses contabilizados para este análisis comparativo  se cometieron 63 mil 725 delitos de este tipo, es decir 897 al mes, o lo que es lo mismo 30 al día. En el sexenio pasado la cifra contabilizada en el mismo periodo fue de 25 mil 061, es decir 352 al mes y 11 al día.

En cuanto a secuestro el incremento general entre este sexenio y los gobiernos de Mario Marín y Melquiades Morales es de 232 y 160 por ciento respectivamente. 216 casos en 71 meses, contra 83 y 65 en los gobiernos precedentes.

El periodista Ernesto Aroche, señaló que el número de denuncias registradas por los Ministerios Públicos y archivadas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) y la Encuesta de Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), comprueban que en este sexenio que está por fenecer el crecimiento de la incidencia delictiva en general rozó el 30 por ciento.

María Eugenia Martínez de Ita, también investigadora de la misma facultad, indicó que empezó a hacer un rastreo desde el 2010 de los casos de mujeres asesinadas en Puebla.

Detalló que en Puebla  del 2010 al 2016, se han cometido 327 feminicidios, tan solo en el año 2016, se habla ya de 75 feminicidios.

Explicó la especialista que 2010 al 2015 son datos proporcionados por el gobierno del estado, el dato del 2016 está construido a través de una revisión hemerográfica.

Después están entre 31 y 45 años y las niñas no se salvan, niñas mujeres de la tercera edad, aunque habría que ver las causas,  como dos casos fueron por posesión de tierras o deudas económicas y cuatro mujeres murieron por robos como móvil.

En tanto os delitos de alto impacto como el secuestro y el robo con violencia prácticamente se triplicaron, mientras que el homicidio doloso tuvo un crecimiento del 26 por ciento. “Dentro del incremento de dichos delitos, se encuentran especialmente los relacionados con el crimen organizado”, afirmó.

De igual manera, comentó que en esta administración, también se incrementó el gasto de la ciudadanía en medidas de protección, “en 2011, en el arranque del sexenio, los ciudadanos gastaron 1 mil 933 millones de pesos en proteger su patrimonio, para el 2016 –según los datos de la ENVIPE— la cifra llegó a 3 mil 237 millones de pesos”.