Durante los últimos 12 días los albergues que son atendidos por parte de la Pastoral del Migrante dependientes de la arquidiócesis de Puebla, han estado vacíos ya que los ciudadanos principalmente de origen centroamericano dejaron de cruzar por el estado, reveló el padre Gustavo Rodríguez Zárate.

En entrevista telefónica, dijo que el reporte que tiene es que la gente está llegando al albergue de Apizaco, que pertenece a otra diócesis, y se estima que se atienden en promedio a 50 personas.

Señaló que en el caso del templo de Nuestra Señora de los Desamparados, ubicado en la 49 Norte y 2 Poniente de la ciudad de Puebla, se atendía un promedio de 50 personas al día, dándoles la ayuda humanitaria, permitiendo que pasaran una noche, proporcionándoles los alimentos, y regalándoles ropa para seguir su viaje.

Dijo que el albergue se encuentra abierto y se han tomado las medidas sanitarias adecuadas para no aceptar a personas que lleguen con fiebre y puedan contagiar a las demás.

Explicó que si se detecta un caso deben reportarlo inmediatamente a las autoridades de salud del estado para que sea atendido.

Asimismo el sacerdote, quien por su edad se mantiene resguardado en su casa, desde donde coordina los trabajos, expresó que los albergues de San Felipe y zona del Calvario se encuentran cerrados.

Rodríguez Zarate llamó a no hacer caso a los rumores que se difunden, ya que hubo quien manejó que en la Mixteca estaba llegando el ejército en busca de migrantes, lo cual es ilógico, pero sobre todo falso.

Prepararse para nuevos éxodos

El sacerdote advirtió que hay que estar preparados para cuando pase la contingencia tanto en México como en los países centroamericanos, ya que habrá nuevos éxodos pues miles de personas habrán perdido todo y tendrán que salir a buscar una oportunidad.

Precisó que el albergue de Nuestra Señora de los Desamparados seguirá recibiendo víveres y ropa para dar la ayuda humanitaria a la gente que pase por los albergues.