El arzobispo de Puebla Víctor Sánchez Espinosa pidió por el eterno descanso de los jóvenes hallados sin vida oriundos de Misiones de San Francisco: Adolfo, de 16 años, Brayan, de 17 años y de José Israel de 24 años.

En ese sentido, el líder de la grey católica en Puebla también oró por la memoria de Yesenia Mollinedo, Johana García y Luis Enrique Ramírez Ramos, periodistas que en días recientes fueron asesinados.

Los cuerpos de los tres chicos reportados como desaparecidos en Puebla, desde el 1 de mayo previo, aparecieron en Papalotla, Tlaxcala a las orillas del río Atoyac.

Por otro lado, las periodistas Yesenia y Johana, de Veracruz, fueron ejecutadas el pasado 9 de mayo; el cuerpo de Luis Enrique apareció en Culiacán, Sinaloa.

Al abordar el tema, Víctor Sánchez Espinosa acentuó que la cultura de la muerte debe parar inmediatamente para mejorar las condiciones de la población.

La cultura de la muerte, precisó, está generando un materialismo irreal que no cubre la esencia del ser humano, pero sí lo arrastra a olvidarse del prójimo y de la comunidad.

Puntualizó que las personas que realizan actos violencia e injusticia en contra de los demás, únicamente se están dañando y generan más conflictos interiores a los que no se encuentran soluciones.

Felicita a los maestros y campesinos 

En la misa dominical, el arzobispo de Puebla también felicitó a los docentes poblanos que sin importar las condiciones climatológicas asisten diariamente a impartir clases.

Además, también felicitó a los trabajadores del campo, por ser parte de estos dos gremios que están atravesando momentos duros en medio de la pandemia de coronavirus y la difícil reactivación económica. 

“Quiero saludarlos, felicitarlos con mucho aprecio a los dos gremios, a campesinos y a nuestros queridos maestros; ustedes, queridos maestros, son los protagonistas principales de la educación en nuestro país, los padres, también, porque en la casa, la familia es la primera escuela, pero después de la familia, donde hay que formar en valores, es en la escuela”.

Recordó que este domingo 15 de mayo es la festividad de San Isidro Labrador, patrono de los campesinos, y es el día del maestro.

“Además de los nuevos desafíos que tenemos en nuestro regreso presencial, es urgente responder a la exigencia de la educación socioemocional de los estudiantes y maestros en estos momentos, con el fin de sanar muchas heridas, así como de disponer y acompañar a los miembros de la comunidad educativa para retomar con nuevos bríos, los proyectos educativos en el estado”.

Subrayó que al seno de las familias se presentaron pérdidas de seres queridos por los contagios de coronavirus, el cual no se ha ido; mientras la comunidad perdió a cientos de profesores, médicos y sacerdotes luego de que el Covid-19, terminó con sus vidas.

Mantienen mediadas sanitarias

Durante la misa dominical hecha en Basílica Catedral Metropolitana, todos los fieles portaron su cubrebocas al igual que Monseñor, sin importar el decreto estatal que da opción de usar la mascarilla.

Los devotos también continuaron con las medidas sanitarias de usar gel antibacterial y se tomaron la temperatura con los termómetros digitales.