Charlie Sheen confirmó ayer martes que desde hace cuatro años porta el virus del sida y que ha sido chantajeado por personas que no identificó para evitar que se conociera su situación.
Dijo que optó por hablar públicamente sobre este tema después de haber pagado "millones" de dólares a personas que le amenazaban con divulgarlo. Sheen aseguró más tarde que siempre había sido honesto con sus parejas sexuales, informándoles de su condición, que conoce desde hace unos cuatro años.
Este es el punto que desmiente una de sus parejas más mediáticas, la actriz porno Bree Olson, que ha salido al paso de las declaraciones del actor para decir que a ella nunca le dijo que era portador del VIH.
La actriz, 20 años más joven que Sheen, se apresuró a dejar claro que ella no es portadora del virus y que se ha hecho controles cada poco tiempo desde que se rompió su relación con el actor, uno de los cuales llegó a grabar en vídeo para demostrar su autenticidad y que todos han dado negativo.
"Confié en él. Nunca me lo dijo, jamás. Me dijo que estaba limpio", aseguró la actriz, que mostró su contrariedad: "Estoy muy enfadada. No le preocupaba mi vida".
La actriz reveló que durante sus relaciones sexuales con Sheen utilizaban preservativos de piel de cordero, que protegen contra los embarazos no deseados, pero no contra las enfermedades de transmisión sexual.