Cerca de las oficinas de Reuters y The New York Times, una pantalla LED de de Xinhua en Times Square es un signo visible del desembarco cada vez más fuerte de los medios chinos en la ciudad de Nueva York. Varios agentes inmobiliarios señalan que las empresas están buscando oficinas para alquilar, un fenómeno similar a la expansión de los bancos del país asiático hace algunos años.
 
Como parte de un proceso para competir a nivel mundial, la agencia de noticias Xinhua -brazo de propaganda del gobierno- se trasladó el año pasado a un edificio sobre la avenida Broadway con un equipo de 30 periodistas, según informa el diario The Wall Street Journal.  
 
China Daily, el diario en inglés de mayor circulación en China, ya tiene un staff con más de 20 periodistas y otros empleados. En septiembre de 2011, se trasladó a una oficina más amplia en Times Square, en el mismo edificio que alberga a los estudios de ABC Television. Por su parte, la cadena televisiva estatal China Central Television proyecta contratar a 62 periodistas en todo el país.
 
Caijing Magazine, una revista enfocada en el mundo de los negocios, también se está instalando en la Gran Manzana. El debate del tipo de cambio, la bolsa de Nueva York y las relaciones comerciales con Estados Unidos son los temas que más demandan los lectores, según su corresponsal Yu Wang.
 
Los expertos señalan que, en general, la cobertura que los medios chinos hacen sobre los Estados Unidos se orienta hacia la cultura y las finanzas, evitando temas sensibles.
 
Con la ambición de cubrir lo que pasa en el resto del mundo en un plan de expansión fuera de China, el Gobierno financia a la mayoría de los medios de comunicación del país. Detrás de una mirada propia en la cobertura de la información, buscan competir con los medios locales.
 
"Le guste o no, China se ha vuelto un país más globalizado en los últimos 30 años..., pero las noticias globales son dominadas por las compañías de medios occidentales", aseguró Weihua Chen, columnista de China Daily. Para Greg Kraut, ejecutivo de Avison & Young, la próxima ola de las empresas chinas son los medios de comunicación.