El Buen Fin movilizó a los poblanos que hallaron en el consumo un placer seductor en centros comerciales de la ciudad. Los poblanos se decantaron a favor del hedonismo del consumo más que la salida fuera de la ciudad.

En los centros como Galerías Serdán hasta el centro comercial Angelópolis  los poblanos saturaron las tiendas, hicieron largas filas, y buscaron hacerse de electrodomésticos, pantallas de televisión, artículos electrónicos, gadgets y otros objetos suntuarios. 

Las tiendas de las cadenas comerciales lucieron a reventar, las calles parecían vacías pero los poblanos prefirieron los centros comerciales a los lugares de esparcimiento o de diversión. En estacionamientos como el de la plaza Angelópolis era imposible encontrar un lugar para estacionarse y en Galerías Serdán la Profeco clausuró, al encontrar irregularidades, el servicio de cobro de estacionamiento de las Galerías.

Pero no solamente los centros comerciales aprovecharon el fin de semana también comercios más pequeños como los del centro histórico de la ciudad abrieron a pesar de tratarse de un día feriado ofreciendo sus mercancías. Desde el viernes iniciaron las actividades paradisiacas para los consumidores. Por ejemplo, en el centro comercial, Plaza San Diego, de San Pedro Cholula, se organizó una firma de autógrafos del cantante pop, Kalimba.

En las librerías también se ofrecieron descuentos. La librería Gandhi, conocida por sus imaginativos espectaculares de un amarillo intenso, también se encontraba a reventar y había distintas ofertas principalmente de novelas, libros de política actual y best sellers.

Algunos usuarios se quejaron en las redes sociales del aumento de precios, semanas antes del Buen Fin, y de especulación de productos. 

Las quejas también llegaron a la Profeco que había recibido hasta este 15 de noviembre 44 quejas. De acuerdo a la procuraduría que protege a los consumidores el Distrito Federal encabezaba las denuncias con 116.

Lo seguía el Estado de México donde se habían generado 101 denuncias, luego Nuevo León con 45, y Puebla ocupaba el cuarto lugar, antes de Coahuila con 35.

Información de la Profeco señalaba que con antelación al Buen Fin se aumentó  el costo de 1,505 electrónicos y electrodomésticos. Los productos afectados fueron  pantallas, lavadoras, DVD y Blue Ray. 

En el DF, Mexicali, Matamoros, Tamaulipas y Nuevo León las principales quejas provinieron de las tiendas Famsa, Copel, Elektra, Wallmart, Soriana, Walmart, Soriana, Liverpool, Chedraui y Sam’s Club.

La Profeco desarrolló un programa de protección a los consumidores que incluyó líneas telefónicas, módulos de atención y aplicaciones para teléfonos móviles que permiten comparar precios. La Profeco había recibido 861 quejas, 636 habían sido resueltas.

Las recomendaciones de la Profeco:

Antes de comprar, haz valer tus derechos haciendo un consumo responsable, infórmate y compara, planea tus compras y ahorra.

1. El Buen Fin es la oportunidad para planear, ahorrar y anticipar tus compras.

2. Si recibes un adelanto de tu aguinaldo, primero sana tus deudas y prevé los gastos de la temporada decembrina.

3. Haz una lista de necesidades y deseos estableciendo prioridades.

4. Compara precio y calidad. Los Estudios de Calidad y el Quién es Quién en los Precios de Profeco te ayudarán.

5. Analiza si vale la pena adquirir nuevas deudas, evita que los intereses te consuman.

6. Sácale el mayor provecho a las promociones y descuentos sin endeudarte más allá de tu capacidad de pago.

7. En el Buró Comercial de Profeco conoce cómo se comportan las empresas: contratos, quejas recibidas y los motivos, e infracciones a la Ley.

8. Analiza el uso y el fin que darás a los productos y servicios que necesitas comprar para un máximo aprovechamiento sin afectar tu economía familiar.

9. A través del sitio "El buen fin" podrás conocer las empresas participantes y los consejos para hacer un consumo responsable.

10. Analiza la publicidad de los bienes y servicios que se ofertan. Elige lo que más conviene a tus necesidades y a tu presupuesto.

De acuerdo al programa:

El propósito del programa Buen Fin busca reactivar la economía fomentando el consumo, pero sobre todo mejorar la calidad de vida de todas las familias mexicanas.

Se le denomina "El Buen Fin", no sólo por ser un fin de semana de descuentos espectaculares, sino también porque al hacerlo se persigue un buen fin: usar el poder del consumo para reactivar nuestra economía, al mismo tiempo que como consumidor permite beneficiarlo comprando con los mejores precios del año, todo lo que los consumidores posponen para comprar.