El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, pidió una investigación para deslindar responsabilidades por la caída de un tanque elevado de agua en el municipio de San Martín Texmelucan, que dejó dos personas muertas y una herida.

El mandatario estatal calificó de “muy cuestionable” lo ocurrido, ya que a inicios de la semana había sido inaugurada la obra.

“Es un asunto muy cuestionable que el lunes se haya inaugurado la obra y que el miércoles se haya colapsado, por eso debe haber una investigación para deslindar cualquier responsabilidad”.

Indicó que las investigaciones deben ser realizadas por la Fiscalía General del Estado (FGE), aunque también debe haber otras de carácter administrativo.

“Desde luego tiene que ser objeto de una investigación de toda índole, la que corresponde a la obra pública que se llevó a cabo, a la autorización de poner en marcha ese lugar. Serán investigaciones administrativas, de competencia de la Fiscalía General del Estado”.

Agregó que las autoridades correspondientes deberán reparar el daño y, además, garantizar el suministro de agua potable a la junta auxiliar de San Baltazar Temaxcalac, donde ocurrieron los hechos.

Finalmente, pidió respeto para el gobierno municipal, al que también le solicitó sensibilidad para atender la situación.

“En esas tragedias, las personas se sienten agraviadas, y con razón. Yo pido que haya respeto a las autoridades, porque también las autoridades deben tener mucha sensibilidad para este tipo de circunstancias”.

Luego del percance la tarde del miércoles, la alcaldesa de San Martín Texmelucan, Norma Layón Aarún, fue corrida a pedradas por los vecinos de la comunidad.

En sus declaraciones, resaltó que las victimas estaban “tomando” abajo del tanque, cuando se derrumbó.