La Secretaría de Desarrollo Social del municipio integró al Banco de Proyectos del ayuntamiento 150 propuestas elaboradas por habitantes de las comunidades más marginadas de la capital, así como a urbanistas y arquitectos de cinco universidades.

La intención es que de manera conjunta atiendan necesidades que requieren cubrir en estas zonas de la ciudad, pero con el apoyo de estudiantes destacados para elaborar proyectos de desarrollo para estos lugares. Una vez que tengan los proyectos ejecutivos, estos pasan al Banco de Proyectos para que con recursos federales puedan ejecutar paulatinamente cuando tengan estos fondos.

Este proyecto es parte del Programa Integral Urbanos Sociales (PIUS) que pretende detectar comunidades que requieren beneficios de alto impacto y de acuerdo a sus necesidades. Al respecto, el titular del área, Javier Sánchez Díaz de Rivera, dijo que dentro de estos proyectos toman en cuenta las necesidades sociales, urbanas y arquitectónicas de las comunidades beneficiadas que traducirán en un plan ejecutivo a mediano y largo plazo con el apoyo de las universidades.

El funcionario municipal destacó que en este concurso participan universidades como UDLA, UPAEP, UAP, UIA e ITESM, que a través de sus alumnos avanzados en estos rubros podrán aplicar sus conocimientos para elaborar un plan para el desarrollo de la zona.

Entre los proyectos que contemplan dentro de este concurso destacan parques lineales en barrancas, centros deportivos, zonas comunitarias, arreglo de barrios, guarniciones y banquetas, entre otras acciones. El funcionario aseveró que en esta primera convocatoria cuentan con proyectos para ejecutarse en el barrio de Xanenetla, Bosques de Manzanilla, La Resurrección, Santa Catarina, San Bernabé 
Temoxtitla y Tres Cruces, entre otras zonas de la ciudad que requieren de apoyo.

Sánchez Díaz de Rivera precisó que esta convocatoria logró conjuntar alrededor de 150 propuestas, por lo que los mejores serán escogidos de acuerdo con su viabilidad por parte de un jurado de especialistas, para su posterior ejecución de acuerdo con la llegada de recursos a la comuna.