La desaparición de tres mujeres, una de ellas menor de edad, denunciada la noche del 24 de abril, que se dijo se trataba de un “levantón” en una de las casas de la colonia Patrimonio no fue tal, se trató más bien de un abandono de hogar concluyen investigaciones realizadas por la Procuraduría General de Justicia (PGJ).

Rosa Márquez Lázaro decidió abandonar a su esposo Francisco Javier Morales Hernández y con ella se llevo a su hija Máxime, contando con la ayuda de su hermana Nancy Márquez, quienes además de llevaron un vehículo Sentra, de color rojo, modelo 2000, placas TKT4864 de Oaxaca, lo mismo que aparatos eléctricos y objetos de valor, sin dejar un solo recado.

Javier Morales cuando llego a su domicilio en Miguel Hidalgo 6134, esquina con Agustín de Iturbide, no encontró a su esposa, a la hermana de esta y a su menor hija, además que se dio cuenta de la falta de objetos de valor y de un vehículo, por lo que solicitó la ayuda del 066 y después presentó denuncia ante el Ministerio Público, iniciando la Policía Ministerial del Estado (PME), las investigaciones correspondientes.

La PGJ informó: “En el transcurso de las investigaciones sobre la desaparición, el propio denunciante hizo del conocimiento de la PGJ que días después tuvo contacto con su esposa  quien descartó estar privada de su libertad y por el contrario dijo haber abandonado su domicilio junto con su hija debido a  los problemas maritales que hay entre ambos”.