En la calle Francisco I. Madero, entre Benito Juárez y Joaquín Herrera, de la comunidad de Pazoltepec, en el distrito de Tecamachalco, los vecinos hallaron el cuerpo sin vida de Luis Rosas Jiménez, de 25 años de edad. Presentaba un disparo de arma de fuego en la cabeza y estaba tirado cerca de una camioneta, de la que se dijo es propiedad de su padre.

El cuerpo fue localizado durante los primeros minutos de la madrugada del domingo 6 de mayo. Los vecinos dieron aviso a las autoridades municipales y estos a las ministeriales para que se iniciaran las primeras investigaciones, sin que por el momento se conozca el móvil de la ejecución.

El agente del Ministerio Público de Tecamachalco tuvo conocimiento del crimen y giró instrucciones para que el cuerpo de Luis Rosas fuera trasladado al anfiteatro del Panteón Municipal.

Luis Rosas Jiménez tenía su domicilio en Pazoltepec. Tras ser hallado el cuerpo sus familiares se presentaron a identificarlo y dijeron no saber si tenía enemigos o si había sido amenazado de muerte, por lo que pidieron que les fuera entregado el cuerpo para los trámites del sepelio.
Elementos de la Policía Ministerial del Estado (PME) se encargan de las respectivas investigaciones.