La Procuraduría General de Justicia (PGJ) informa que, con base en diversas pruebas recabadas por la Fiscalía General Metropolitana, a través de la Dirección de Agencias del Ministerio Público Metropolitana Norte, se solicitó y obtuvo de la autoridad judicial la orden de aprehensión en contra de Crispín Hernández Martínez, de 50 años de edad, vigilante de un centro comercial de la ciudad de Puebla, quien se encontraba arraigado como probable responsable de haber omitido labores propias de su función, por lo cual varios sujetos lograron perpetrar un robo en dicho lugar.

Consta en la averiguación previa 2563/2013/DMZN que el pasado 7 de septiembre del año en curso varios sujetos armados ingresaron a la tienda Sanborns ubicada en la colonia Huexotitla, donde, tras amagar al personal del lugar, sustrajeron mercancía diversa, consistente en relojes, y posteriormente huyeron con el botín, con rumbo desconocido.

Cabe señalar que en dicho lugar Hernández Martínez se desempeñaba como vigilante y era el encargado de monitorear las cámaras de vigilancia; sin embargo, de acuerdo con diversas indagatorias y diligencias realizadas por el agente del Ministerio Público, Policía Ministerial del Estado y la Dirección de Servicios Periciales, se logró establecer que esta persona omitió actividades propias de su función al dar aviso a los cuerpos policiales siete minutos después de que ocurrieron los hechos.

Asimismo, se revisaron los videos de las cámaras de vigilancia y se pudo corroborar que las grabaciones habían sido captadas de forma incorrecta, y con ello se impidió el auxilio policial de forma inmediata, propiciando que se concluyera el evento delictivo.

Con la finalidad de ampliar la investigación, el hoy detenido fue arraigado y, una vez que se obtuvieron diversos elementos de prueba, el representante social solicitó y obtuvo de la autoridad judicial la orden de aprehensión correspondiente, como probable responsable del delito de robo agravado, en su modalidad de acción por omisión.

Cumplido el mandato de captura, agentes de la Policía Ministerial trasladaron a Crispín Hernández Martínez al Centro de Reinserción Social de San Miguel, donde quedó a disposición del juez séptimo penal, bajo el proceso penal 502/2013.