Hay nuevos mandos en tres sectores de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) que estarían supliendo a quienes se encuentran implicados en el fallido operativo de desalojo de pobladores de Chalchihualpan, ocurrido el pasado 9 de julio, sin que esta secretaria lo haya oficializado.

Los nuevos mandos son los que estaban como suplentes en la Dirección de Operaciones Policiales, Despliegue Territorial y la Subsecretaría de Dirección y Operación Comercial, por lo que podría ocurrir que en el transcurso de los días sean nombrados otros encargados.

El coordinador de Operaciones Policiales es ahora Guillermo Palma, quien antes era coordinador operativo, sustituyendo a Wilibaldo Díaz Castillo.

Oscar López, con cargo de comandante, sube a coordinador de Despliegue Territorial, cargo que ostentaba Yahir Bibiano Sánchez, de quien se rumora pudo haber escapado ante el hecho de contar ya con una orden de aprehensión en su contra.

Adolfo Canseco Villagran fue nombrado subsecretario de Coordinación y Operación Policial, sustituyendo a Ofelia Flores Ramos, quien junto con Wilibaldo y Yahuir deben tener orden de aprehensión en su contra.

Trascendió que otros 35 elementos de la Policía Estatal, la mayoría de estos escopeteros, tendrían también orden de aprehensión en su contra, luego de la recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), quien determinó que la Policía Estatal cometió abuso de autoridad y homicidio en agravio de pobladores de Chalchihualpan y el menor de 13 años de edad.

De hecho, desde antes del fallo los tres servidores públicos relevados habrían sido notificados de su cese, porque su licencia federal habría prescrito.

La información de los relevos se dio cuando los uniformados fueron llamados a filas para que recibieran las nuevas órdenes.
Se dijo que tanto los tres exfuncionarios de la Policía Estatal como los nuevos nombrados, entre ellos Oscar López, también tendrían orden de aprehensión por el caso Chalchihualpan.