Cuatro hombres, armados con rifles de asalto y encapuchados, ejecutaron a un presunto "chupaductos" y tras darle muerte se robaron su cuerpo y se dieron a la fuga a bordo de una camioneta blanca, tipo Explored, de modelo atrasado. Los hechos ocurrieron en el Barrio de las Tres Horas, en el municipio de Acatzingo.

El hombre ejecutado, y cuyo cuerpo está desaparecido, es Antonio Pestaña Escobedo, de 26 años de edad y se presume que fue asesinado porque en el lugar donde le dispararon quedó regada masa encefálica.

A las 11:30 horas del sábado, fue cuando se registró el violento crimen, en la calle 8 Oriente, entre 2 y 4 Norte, lugar donde el hoy occiso estaba reparando su vehículo, cuando llegaron los cuatro encapuchados a bordo de la Explored, quienes se bajaron de la unidad y sin decirle nada le dispararon en diversas partes del cuerpo, principalmente en la cabeza.

Una vez que los delincuentes se percataron que su víctima había muerto, la arrastraron y la subieron a la batea de la camioneta, para darse a la fuga con rumbo desconocido, sin que molestaran a la esposa de su víctima.

Tras lo ocurrido, al lugar llegaron elementos de la Policía Municipal, del Estado y la de Investigaciones, incluso montaron un operativo para poder ubicar y detener a los homicidas, pero estos lograron escapar.

La Agencia Estatal de Investigaciones realizó las indagatorias y levantó la carpeta correspondiente.

La esposa del hombre reconoció que su esposo se dedicaba al robo en ductos pero dijo que tenía un mes que se había salido, incluso tenía ya un taller de herrería y por las noches se dedicaba a vender tacos.

Se dijo que los sicarios no solo se llevaron el cuerpo sin vida de su víctima, sino que además se llevaron los cartuchos percutidos que había en el piso, dejando como evidencia de su presencia una extensa mancha de sangre con huellas de arrastre.

La policía solo encontró un cartucho percutido de Ak-47. Se dijo que la Fiscalía General del Estado (FGE) investigaba a este hombre por robo de hidrocarburos.