El paro de labores por varias horas, realizado por elementos de la Policía Auxiliar del Estado, dejó como primera consecuencia que rodaran las cabezas del subdirector regional y del director operativo, quienes fueron acusados por malos tratos y acoso sexual.

Se trata de Jorge Arellano Santillán y quien hasta la mañana de ayer ‎era director operativo y de Picazo Garrido. También podrían ser investigados por la Fiscalía General del Estado (FGE) en caso de que se lleguen a oficializar las quejas presentadas en su contra.

Quienes quedaron en los cargos de subdirector regional y operativo son José Baltazar Guzmán Salamanca y Mario Varela Mena, quienes permanecerán hasta el relevo del que será el director de la Policía Auxiliar del Estado, durante la próxima administración de gobierno.

El lunes, policías auxiliares exigieron la renuncia de su director tras la muerte del supervisor regional Antonio Cortés Ruiz, como consecuencia de un accidente en motocicleta al término del Sexto Informe de Gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

Entre las peticiones de los uniformados, estaba la de mejorar su situación laboral con el incremento de salarios, de prestaciones médicas como la del ISSSTEP, además de capacitación y mejores equipos de trabajo, incluyendo vehículos.

El director administrativo, Alfredo Ariel Sánchez, contestó que solo por incluirlos en el ISSSTEP tendrían que pagar entre 400 y 500 millones de pesos, por lo que tendrían que conformarse con la clínica con la que cuentan y con estar incluidos en el Seguro Popular.

Otros de los reclamos de los policías auxiliares fueron los malos tratos de sus mandos, además de problemas de acoso sexual. En este rubro si "rodaron las cabezas" de dos mandos de la corporación.