Al menos 4 secuestros, además de asaltos a transportes y robo de hidrocarburos en la zona del "Triángulo Rojo", fueron esclarecido por la Fiscalía de Secuestró y Delitos de Alto Impacto (FISDAI), tras la detención del comandante de la Policía Minicipal de Acatzingo Vicente Ponce Rojas y de cuatro intetrantes de su banda, entre ellos una mujer ex Policía.

Fernando Rosales Solís, titular de la FISDAI, informó de la desarticulación de la banda de secuestradores y asaltantes que operaba desde el municipio de Acatzingo y que contaba con todos los informes de operativos y retenes, gracias a que su líder estaba de activo en la Policía Municipal de Acatzingo, Vicente Ponce. 

Se dijo que los detenidos, Lucero N. quien en el mes de agosto presentó si renuncia como Policía Municipal de Acatzingo, quien también estuvo de activo como uniformada, en los municipios de Tepeaca, Cuapiaxtla, Acajete y Tecamachalco.

Otros detenidos son: Eduardo N. (a) "el parra"; Leonardo N. (a) "el León y Alejandro N. (a)  "el bambino", a quienes les aseguraron un arma larga HK con mirada telescópica con dos cargadores y 47 cartuchos calibre 5.46; un arma larga AR-15 Colt con un cargador y 36 cartuchos útiles; una pistola calibre 5.7 con 14 cartuchos útiles que comúnmente se conoce como “mata policías” por atravesar los chalecos balísticos, así como un Jetta negro con placas UAK1255 de Puebla.

El ahora excomandante Vicente Ponce, también laboró en la Policía Municipal de Los Reyes de Juárez y Palmar de Bravo.

Los secuestros

El 3 de julio del 2018, tres personas circulaban en los alrededores de Santa María Actipan de Morelos, en Acatzingo, cuando fueron interceptadas por otro vehículo del que descendieron varios sujetos con armas largas, amagando a dos de los tripulantes, el tercero de ellos logró huir de sus captores, horas más tarde los familiares recibieron una llamada en la que exigieron la cantidad de diez millones de pesos a cambio de liberar a las dos víctimas con vida.

El 15 de julio, un ganadero se encontraba en una fiesta en la que aproximadamente a las 03:00 horas ingresaron diversos sujetos con armas de largas y cubiertos del rostro, sometiendo a asistentes y privando de la libertad al ganadero, horas más tarde los familiares recibieron una llamada con exigencia de rescate por diez millones de pesos.

El 29 de julio, al llegar a su domicilio la víctima de ocupación empresario, también en Acatzingo, fue interceptado por varios sujetos armados que lo privaron de libertad, exigiendo ocho millones de pesos y diversos vehículos como pago para liberarlo con vida.

El 22 de agosto, al salir de su domicilio con dirección a su escuela, un menor de edad de ocupación estudiante, fue privado de su libertad por diversos sujetos, sus captores exigían cinco millones de pesos a cambio de no hacerle daño y liberarlo con vida.

Rosales Solís aclaró que en todos los secuestros los familiares no pagaron ni el 10 por ciento de la exigencia del rescate, además de que las víctimas acudieron de forma oportuna a la FISDAI para presentar sus denuncias. 

Los secuestrados permanecieron privados de su libertad de uno a 16 días, mientras ocurrían las negociaciones y el pago de rescate.

Las detenciones

El titular de la FISDAI informo:

El operativo inició durante la madrugada ubicando a dos de los asegurados quienes se reunieron en un bar en las inmediaciones de la colonia el Conde, en Puebla capital y horas más tarde se reunieron con dos más de los integrantes en un hotel de la misma zona, donde finalmente fueron  asegurados: Eduardo N. alias “el Parra” de 24 años de edad; la ex policía municipal Lucero N. de 28 años, Leonardo N. alias “El Leo” de 18 años; Alejandro N. alias “El Bambino” de 25 años. Todos originarios y vecinos de Acatzingo, Puebla".

Finalmente Rosales Solís informó que durante las investigaciones contaron con el apoyo de la Procuraduría General de la República.