La comunidad internacional trabaja con la hipótesis de que solo una solución política pactada puede poner fin al conflicto de Libia, pero la oposición antigadafistaha negadoen Bruselas que hubiera ningún tipo de contacto con el régimen del coronel. "Hay ideas por ahí, que circulan entre capitales, pero hasta ahora no se ha presentado ninguna iniciativa ambiciosa", ha asegurado Mahmud Yibril, responsable de Exteriores del Consejo Nacional de Transición (CNT) Libio.

 

Yibril ha mantenidouna intensa jornada de reuniones en Bruselas, donde ha hablado ante los embajadores de la OTAN; se ha entrevistado con los ministros de Exteriores de los tres países del Benelux (que reconocieron al CNT); ha sido recibido por Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, y por José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea, y ha comparecido ante la Comisión de Exteriores de la Eurocámara.

 

En total, buenas palabras de unos y otros y pocos resultados concretos, más allá de aval político del Benelux. La ocasión, además, se ha visto ensombrecida por un informe de Human Rights Watch (HRW) en el que la organización daba cuenta de tropelías perpetradas por las fuerzas del CNT y sus afines en localidades del oeste libio habitadas por tribus proGadafi: saqueos de propiedades, incendios de viviendas, pillaje en hospitales, casas y comercios, agresiones personales y un herido de bala en un pie. El mínimo material del que están hechas las guerras.

 

Yibril ha tenido que dar explicaciones, vacías, en público: "Son unos pocos incidentes que ocurrieron al principio de la revolución. Los estamos investigando. Los responsables serán juzgados". La rebelión contra Gadafi empezó a mediados de febrero y HRW habla de sucesos producidos desde junio hasta la pasada semana. El responsable de Exteriores antigadafistaha calificadode "totalmente falsa" la especie de que hay negociaciones entre el régimen y el CNT. "Ni las ha habido ni las hay", ha declarado. "Lo que hay son ideas por ahí, que circulan entre capitales, pero hasta ahora no se ha puesto ninguna iniciativa ambiciosa sobre la mesa".

 

Yibril ha peido a la UE "ayuda para recuperar un país destruido física, económica, social y psicológicamente", pero sin que por ello suponga que la OTAN, que pone la máxima atención en no atacar objetivos civiles para centrarse solo en los militares, deba de cejar en su acoso el régimen. Para Yibril, el inminente Ramadán (desde comienzos de agosto) no debe ser ocasión de un alto el fuego temporal. "En ningún sitio está escrito que debamos de dejar de defendernos, incluido el periodo del Ramadán", ha precisado. Sostuvo el argumento remontándose al principio de la historia del islam, cuando los creyentes libraron una batalla en pleno Ramadán de la que salieron vencedores.