El rey Juan Carlos de España ofreció disculpas públicamente por el viaje que realizó a Africa para cazar elefantes, en un gesto sin precedentes del monarca para limpiar su imagen y la de la corona.
 
"Lo siento mucho, me he equivocado. No volverá a ocurrir", dijo Juan Carlos, ayudado de muletas para caminar, en una escueta declaración a los medios de comunicación tras abandonar el hospital en el que permanecía ingresado desde el sábado.
 
El rey recibió el alta hospitalaria  tras recuperarse de la operación de cadera a la que tuvo que ser sometido tras un accidente mientras cazaba elefantes en Botsuana, en el sur de África.
 
Juan Carlos, de 74 años, fue trasladado en avión de regreso a España y fue intervenido quirúrgicamente el sábado para colocarle una prótesis.
 
El gerente del Hospital San José de Madrid, Javier de Joz, dijo que el monarca "ha conseguido prácticamente plena autonomía para los movimientos cotidianos", por lo que su equipo médico decidió darle el alta para continuar la recuperación en casa.
 
El gobernante Partido Popular (PP) interpretó las palabras de Juan Carlos como una respuesta a lo que el pueblo español necesita de la monarquía en estos momentos de tribulaciones económicas.
 
"El Partido Popular muestra su respeto a una monarquía que está en sintonía con lo que el pueblo español espera y necesita de ella", dijeron los populares en un comunicado. Asimismo, el PP desea a su majestad el rey su pronta recuperación".