El multimillonario estadounidense Donald Trump sorprendió a los observadores de todo el mundo al acercarse a la nominación presidencial del Partido Republicano, pero su próximo desafío será lograr que el partido lo apoye, señalaron expertos.

 "Trump tendrá dificultades para obtener el apoyo de los principales líderes del Partido Republicano quienes están molestos por el hecho de que el magnate no ha acatado las normas en asuntos claves", dijo Darrell West de la Brookins Institution.

"Es más crítico en relación con los acuerdos comerciales que muchos nominados anteriores y no comparte sus inclinaciones intervencionistas", expresó West.

En efecto, en recientes discursos sobre política exterior, Trump se ha mostrado en contra de involucrarse en aventuras militares en el extranjero y ha criticado la participación estadounidense en la guerra de Irak.

En el ámbito nacional, Trump ha señalado que no quiere recortar ningún programa de derechos.

"Estos puntos de vista lo convierten en anatema para los conservadores de línea dura y para quienes favorecen las posturas militares duras", argumentó West.

Julian Zelizer, profesor de historia y asuntos públicos de la Universidad de Princeton, dijo que Trump tendrá problemas para obtener el apoyo republicano en la carrera por la Casa Blanca, aunque otros lo apoyarán.

West dijo que la división del partido dificultará las cosas para el triunfo de Trump en noviembre.

"Su única esperanza es que su postura partidista poco convencional le permita ganar votos demócratas o independientes que de otra forma no apoyarían a un nominado republicano", dijo West.

Zelizer señaló que una división lo puede afectar, "aunque como vimos en las primarias, ha logrado usar estas divisiones y oposición interna para mostrarse como un candidato contrario al orden establecido".

"Hasta ahora esto no lo ha afectado con los votantes republicanos", declaró Zelizer.

Para muchos observadores y analistas políticos, la nominación de Trump ha sido un escándalo, pues hace apenas unos meses se pensaba que el controversial candidato era un hecho aislado.

Pero tales predicciones resultaron falsas y muchos subestimaron el nivel de frustración de los estadounidenses blancos de la clase trabajadora, sobre todo de los que viven en áreas rurales lejos de los centros urbanos, por la deslucida economía que no se ha recuperado en algunas áreas desde la crisis de 2008.

Trump también ha ganado el aplauso de simpatizantes a los que gusta su estilo desparpajado y agresivo y su disposición a enfrentarse con el orden establecido de Washington.

Pero sus detractores en el Partido Republicano no desean ver la reorganización de Washington que Trump propone pues dijo que tiene planeado poner fin a varias alianzas de mucho tiempo con otros países y cambiar otras políticas que los republicanos ha apoyado durante décadas.

 

Obama opina sobre Trump

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, exhortó a los medios a examinar de cerca las declaraciones y posturas del multimillonario neoyorquino.

"Es importante que tomemos con seriedad las declaraciones que ha hecho en el pasado", dijo Obama en una conferencia de prensa en Washington. "Simplemente quiero destacar hasta qué punto estamos en un momento serio y que este es realmente un trabajo serio".

Aunque no es la primera ocasión en que el presidente exhorta a los medios estadounidenses a no distraerse con el aspecto de "espectáculo y circo" de la campaña electoral de 2016, Obama lanzó hoy golpes directos al posible nominado republicano.

"Esto no es entretenimiento. Este no es un programa de telerrealidad. Esta es una contienda por la presidencia de Estados Unidos", dijo Obama.