La campaña de Donald Trump hacia la nominación del Partido Republicano tuvo este martes un nuevo episodio estrambótico, esta vez en el proceso de selección de delegados, aquellos que van a representar a su candidatura en la convención del partido. El equipo de Trump presentó como delegado por California a William Johnson, líder del American Freedom Party (AFP), una formación que se autodefine como nacionalista blanca. La campaña rechazó a Johnson después de que la noticia fuera publicada por la revista Mother Jones y lo atribuyó a un error en la base de datos. La anécdota revela la clase de entusiasmos que ha despertado la campaña xenófoba de Trump.

Johnson aparece como potencial delegado (en caso de ganar) por el distrito electoral número 34 en la lista los 169 delegados que la campaña de Trump ha presentado a la Secretaría del Estado de California, el órgano que organiza los procesos electorales. En una entrevista con Mother Jones, el líder del partido blanco dijo que había recibido un email el lunes que aceptaba su solicitud de participar como delegado en favor de Trump. Para ello, tenía que firmar un documento en el que decía: Yo, William Johnson, apoyo a Donald Trump para el cargo de presidente de Estados Unidos. Me comprometo a emitir TODOS mis votos para elegir a Donald Trump en todas las rondas de votación en la Convención Republicana de 2016.

Como presidente del AFP, Johnson lidera un partido basado en California que se declara harto de demócratas y republicanos y que quiere defender nuestras fronteras, preservar nuestra lengua y promover nuestra cultura, según su página web. Su lema es libertad, soberanía e identidad, y afirman estar a favor de “los americanos primero”. En 1985, Johnson propuso una enmienda constitucional para privar de la nacionalidad estadounidense y deportar a todo aquel que no fuera blanco puro de ascendencia europea, según su ficha en el South Poverty Law Center, una organización que vigila grupos extremistas. El partido en su forma actual fue fundado en 2009 por un grupo de cabezas rapadas.

El director de la campaña de Trump en California, Tim Clark, respondió a la polémica en un comunicado: Ayer (el lunes), la campaña de Trump envió su lista de delegados para ser certificada por la Secretaría de Estado de California. Tras una cuidadosa revisión de los archivos, fue descubierta la inclusión de un delegado potencial que había sido rechazado previamente de la lista en febrero de 2016. Fue inmediatamente corregido y una lista final, que no incluye a este individuo, fue enviada para su certificación. La portavoz de Trump, Hope Hicks, lo atribuyó a un error en la base de datos, citada por el Sacramento Bee.

Por su parte, un portavoz de la Secretaría del Estado dijo a Los Angeles Times que el intento de corrección de la lista había sido enviado fuera de plazo, por lo que la candidatura se queda como está.

Finalmente, tras ser contactado directamente por la campaña de Trump para decirle que no se le va a nombrar delegado, Johnson renunció voluntariamente. No quiero tener un impacto negativo, dijo preguntado por The Daily Beast. “La campaña (de Trump) ha decidido que mi implicación no es buena para su actividad. Lo acepto. Vivimos en una sociedad en la que los blancos odian a los blancos a los que les gustan los blancos. Y el hecho de que yo sea un nacionalista blanco no le sienta bien a cierta gente. Entiendo la preocupación de la campaña y apoyo la decisión de no tenerme como delegado”.

Johnson ya había mostrado hace meses su entusiasmo por la campaña de Trump grabando una llamada automática para pedir el voto para él. La raza blanca está desapareciendo en América y Europa porque nos da miedo que nos llamen racistas, decía Johnson en la llamada automática que llegó a votantes de varios estados. El AFP dedica ahora la mayoría de sus recursos a apoyar a Trump. El millonario también recibió el apoyo público de David Duke, líder de lo que queda del grupo supremacista blanco Ku Klux Klan. Al ser preguntado por ello en CNN, Trump no supo rechazar claramente el apoyo del KKK.

En la entrevista con Mother Jones en la que se declara encantando de haber sido aceptado como delegado de Trump, Johnson dice: Espero mostrar que puedo ser mainstream y tener estas ideas. Puedo ser un nacionalista blanco y un firme partidario de Donald Trump y ser un buen ejemplo para todo el mundo. Johnson explica que, gracias a Trump, pueden hablar de cosas de las que no se nos permitía hablar. Incluso si no sale elegido, ha conseguido grandes cosas.