De acuerdo con información dada a conocer por CNN, un funcionario estadounidense, encargado de supervisar la mayoría de las tierras federales y las principales leyes ambientales, dijo que el equipo de transición estaba particularmente interesado en investigar cuánto tiempo duraría la construcción del muro y a qué obstáculos se podrían enfrentar.

"Parece claro que estaban tratando de dimensionar las leyes ambientales que pueden ser obstáculos para construir el muro", dijo la fuente.

Otro funcionario estadounidense, agregó la cadena, dijo que el equipo de transición también ha tenido acercamientos con la División del Sudoeste del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, que anteriormente ha construido cercas de seguridad fronteriza, para determinar qué costos han tenido y cómo se construyeron.

El equipo también preguntó la cantidad de pared que se necesitaría, en un esfuerzo por determinar un número de kilómetros de muro necesario para asegurar la frontera sur.

Las acciones del equipo de transición del Presidente electo, incluyendo las preguntas previamente reportadas al Departamento de Seguridad Nacional, muestran lo serio que Trump está tomando su promesa de construir una barrera física entre los EU y México.

Trump se mostró fuerte y claro en su primera conferencia de prensa desde que fue elegido, donde explicó que quiere construir el muro.

"No es una cerca, es una pared", dijo Trump el miércoles.

"Empezaremos inmediatamente después de que lleguemos a la oficina, no quiero esperar".

El vicepresidente electo, Mike Pence, había comenzado esfuerzos para obtener permisos del Congreso y agencias para comenzar la construcción del muro, dijo Trump.

Actualmente existen leyes locales, estatales y federales que protegerían a especies en peligro, además de la calidad del aire y agua.