Miles de manifestantes protestaron frente a la Casa Blanca, mientras las movilizaciones continuaron en más de 30 aeropuertos del país, luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmara una orden ejecutiva para prohibir la entrada de todos los refugiados y de ciudadanos de siete países de Medio Oriente y norte de África.

La Plaza Lafayette, frente a la Casa Blanca, se llenó desde el mediodía de manifestantes que protestaron contra la prohibición de Trump.

Los participantes llevaban cárteles con mensajes como "prohíban a Trump", "bienvenidos refugiados" y corearon consignas como "ni odio, ni miedo, los refugiados son bienvenidos aquí".

Al respecto, las manifestaciones continuarán en Filadelfia, Atlanta, Los Ángeles, Seattle y Chicago, según un informe de CNN.

En la Plaza Copley de Boston, miles de personas se reunieron para protestar contra la prohibición de inmigración, informó USA Today,

Horas antes, la consejera de la Casa Blanca, Kellyanne Conway, dijo que las interrupciones de viajes internacionales a raíz de la prohibición son "un pequeño precio a pagar" para dar una mayor seguridad a Estados Unidos.

Por el contrario, el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, declaró que los demócratas están considerando acciones legales para derogar la orden.

El sábado por la noche, un juez federal de Nueva York otorgó un aplazamiento de ejecución temporal para detener la deportación de personas que, aunque tienen visas válidas o solicitaron refugio, fueron detenidos por la orden sobre inmigración y refugiados de Trump.

La orden estipula que durante 120 días se prohibirá la entrada a Estados Unidos de cualquier refugiado, además de que durante 90 días, también se impedirá la entrada de todos los inmigrantes procedentes de los llamados países que apoyan al terrorismo: Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia y Yemen.