La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reiteró hoy su llamado para garantizar la seguridad y protección de los trabajadores humanitarios locales dentro de Siria, ya que "ponen su vida en riesgo todos los días y trabajan incansablemente para brindar ayuda vital a los sirios necesitados", dijo Panos Moumtzis, coordinador regional humanitario de la ONU para la crisis en Siria.

De acuerdo con la ONU, los trabajadores humanitarios en Siria temen un creciente riesgo de arresto y detención por el cambio de las líneas de control.

La ONU indicó que en el suroeste de Siria, la mayoría del personal humanitario presuntamente ha dejado de trabajar con las organizaciones humanitarias sirias, lo que repercute de forma significativa en la capacidad de respuesta en un momento en el que más son necesarios y deja un vacío atrás.

"Es crítico que se tomen todas las medidas para incrementar la protección de los trabajadores humanitarios y para garantizar que continúen los servicios en apoyo de una respuesta humanitaria sostenible y efectiva para las personas necesitadas", dijo Moumtzis.

Siria es uno de los entornos más desafiantes y peligrosos en el que opera personal humanitario. De acuerdo con cifras de la ONU, desde el inicio de la crisis siria en marzo de 2011, cientos de trabajadores humanitarios y proveedores de servicios, incluyendo del sector salud, han muerto en el cumplimiento de su deber.