Donald Trump, presidente de Estados Unidos, instó hoy al fiscal General Jeff Sessions a poner fin a la actual investigación sobre Rusia, a la que calificó de "Cacería de Brujas Amañada", a través de una serie de tuits.

El ataque de Trump tuvo lugar cuando su exjefe de campaña, Paul Manafort, quien fue acusado por el fiscal Robert Mueller en el otoño pasado, enfrenta el segundo día de juicio por fraude bancario y fiscal en el tribunal federal del estado de Virginia.

Mueller está investigando las acusaciones sobre la interferencia rusa en la elección presidencial 2016 y cualquier potencial colusión entre la campaña Trump y Moscú, así como otros asuntos que pudieran surgir en la investigación.

El fiscal especial ha presentado cargos o ha asegurado confesiones de culpabilidad de 32 personas, entre ellas varios excolaboradores de la campaña Trump y de tres compañías desde que empezó a encabezar la investigación en mayo de 2017.

Trump repitió hoy sus ataques contra la investigación, a la que calificó como "un engaño", y afirmó que Mueller está "en total conflicto" y que lo que está haciendo su equipo es "una desgracia" para el país.

El presidente intentó de nuevo distanciarse de Manafort, quien se sumó al equipo de campaña de Trump en marzo de 2016 y pasó dos meses trabajando como jefe de campaña antes de renunciar al darse a conocer su trabajo de cabildeo para el gobierno de Ucrania.  

"Paul Manafort trabajó para Ronald Reagan, Bob Dole y muchos otros prominentes y respetados líderes políticos", señaló Trump en otro tuit. "Trabajó para mí por muy poco tiempo".

Manafort, de 69 años de edad, se presentó a juicio el martes por cargos de fraude bancario y fiscal y se convirtió en el primer miembro del equipo de campaña de Trump en enfrentar juicio por acusaciones surgidas de la investigación de Mueller.

Se declaró no culpable de 18 cargos de fraude bancario y fiscal asociados con labores de cabildeo para el gobierno ucraniano años antes de que Trump presentara su candidatura en 2015.

Se espera que el juicio de Manafort en Virginia dure varias semanas, aunque los fiscales han dicho que no presentarán evidencia de colusión esta vez.

El veterano operador político está enfrentando un juicio por separado en Washington, D.C., programado para mediados de septiembre, por acusaciones de lavado de dinero, la falta de registro como agente extranjero y presión a testigos. También se ha declarado inocente de esas acusaciones.