Un enorme incendio en la noche de este domingo devora el Museo Nacional de Río de Janeiro, la más antigua institución científica de Brasil, con más de 20 millones de piezas.

El fuego empezó cuando el museo ya había cerrado las puertas al público por causas hasta el momento desconocidas.

Imágenes aéreas mostraron el edificio histórico, en la zona norte de Río de Janeiro, consumido por las llamas, sin que los bomberos lograsen sofocarlas.

Fundado en 1818 y creado por el rey Juan VI, el Museo Nacional se ubica desde 1892 en el Palacio Sao Cristovao, que llegó a ser la residencia oficial de la familia real por varios años.

Entre sus piezas de valor incalculable están el más antiguo fósil humano descubierto en Brasil, bautizado de "Luzia", colecciones de paleontología, que incluyen al Maxakalisaurus topai, dinosaurio de gran porte proveniente de la región del estado de Minas Gerais.