Carlos Francisco Fierro, líder de la agrupación de pepenadores y recicladotes, aseguró que es un grupo reconocido ante el Organismo Operador del Servicio de Limpia de Tehuacán (Ooselite); sin embargo, el director de dicho organismo, José Rito Muñoz Madrigal, desconoció a este grupo debido a que han tenido algunos roces políticos y aseguró que la única agrupación identificada y que tiene permiso para trabajar es la agrupación que lidera Margarito Andrade (40 personas en dos grupos); mientras que el otro grupo quedó de llevar la documentación faltante —entre ellos el acta constitutiva— para que se les integrara.

“Están actuando en una situación básicamente política (…) Carlos Fierro se ha prestado para que un partido político los promueva, dicho partido incita a que realicen actividades meramente políticas; no deben tomar como bandera que trabajen para un organismo como Ooselite para beneficio de un sector particular”, expresó el entrevistado.

Sin embargo, se reservó proporcionar más detalles sobre este asunto, lo que aseguró es que no se les ha prohibido que trabajen aunque esperan que Carlos Fierro acuda al organismo para que puedan aclarar dicha situación, puesto que han surgido varias polémicas.

“Que defina su objetivo, pues el nuestro es firme: que se integren, que haya un orden, que cuiden los contenedores e inclusive alerten de alguien que esté haciendo mal uso de ellos o si es que detectan a alguien que deposite residuos no permitidos.”

Cabe recordar que el Ooselite no otorga ningún permiso, sino una tolerancia, con la condicionante de que se respeten los contenedores de basura, aunque se pretende que posteriormente las personas que pertenecen al gremio porten una credencial o un uniforme que los identifique.

Muñoz Madrigal dejó en claro que si la agrupación que aún no está reconocida no cumple con los requisitos, tomarán medidas más drásticas, “hasta ahorita no hemos ejercido presión para evitar que hagan uso de los residuos, lo que no han entendido es que los contendedores son propiedad privada, no porque estén en la vía pública pueden darle el uso que quieran, por lo que en caso de que no se integren, se utilizarán la fuerza pública”.

Finalmente, dijo que darán como máximo los primeros días de enero para que se regularicen, por lo que tienen todo diciembre para que se acerquen y “limen asperezas”, o de lo contrario no podrán trabajar.