Al afirmar que ceder a las presiones de quienes quieren suspender la evaluación de los maestros sería un acto de rendición de alto costo para el país, Josefina Vázquez Mota sostuvo que así como en la SEP sólo fue empleada de los ciudadanos, como Presidenta actuaría al margen de cualquier interés particular.

La candidata del PAN se comprometió a convertir en ley la Alianza para la Educación y a establecer cambios para garantizar la rendición de cuentas de los sindicatos.

Bajo el argumento de que la educación no puede ser rehén de ningún grupo, ni estar sometida a los caprichos de nadie, la abanderada blanquiazul dijo haberse dado cuenta que los maestros quieren mayores libertades.

Sin mencionar de manera directa al SNTE pero en referencia al gremio magisterial que lidera Elba Esther Gordillo, la presidenciable sostuvo que “ha llegado el momento de soltar las amarras a la agenda educativa del país, con transparencia, con rendición de cuentas y sin un vínculo con la política y los procesos electorales”

Reunida con empresarios, académicos, funcionarios y políticos convocados por la revista Líderes Mexicanos, la ex secretaria de Desarrollo Social lanzó un “yo no me rindo, y yo voy a luchar con todas mi fuerzas para lograr una educación desvinculada a la política y a los procesos electorales”.

Consideró que la educación debe tener otro propósito y no solamente “ganar elecciones en algunos estados o con algunas alianzas”.

Tanto en la presentacion de su proyecto de gobierno como al ser interrogada por Marinela Servitje sobre qué haría diferente en este terreno, con respecto a su experiencia en la SEP,  Vázquez Mota subrayó su independencia de entonces y de ahora.

Me siento muy libre, no tengo compromisos con nadie. Vengo de una contienda que fue un muy buen entrenamiento”, comentó. Se dijo preaparada para garantizar una educación de calidad “y cero política”, con  transparencia y rendición de cuentas.

Y en clara alusión a las negociaciones que actualmente sostiene el gobierno federal y el SNTE, el cual se encuentra presionando para echar por tierra los compromisos de evaluar a profesores, la candidata alertó: “Educar mejor es evaluar, evaluar más es educar mejor. No podemos dar un paso atrás en la evaluación y en la calidad de la educación porque sería un paso de rendición no solamente en materia educativa sino también de prosperidad y de superación de la pobreza y de cambio profundo para el país”.

Dijo que lo que ella consiguió estando en la SEP en esa materia “fue apenas el principio”. Asumió que sacar adelante lo pendiente requiere decisión y fortaleza. “¿Fácil? No, fácil no es. Pero más vale que lo hagamos y que lo hagamos como una política de Estado”.

Insistió en la idea de que conoce “muy bien de lo que se trata” y planteó su propuesta de solicitar “más atribuciones a la Auditoría Superior de la Federación, para que todas las transferencias federales que se hagan a los sindicatos se apliquen con transparencia y a favor de los trabajadores, y puedan ser fiscalizadas y rindan cuentas como rendimos cuentas el resto de los mexicanos”.

Calificó como necesarias las reformas educativa, laboral y energética, de Pemex, pero también en telecomunicaciones.

Respecto a ese punto planteó: “Hay que abrir mercados a nuevos actores y a la competencia, hay que quitar candados, hay que quitar trabas, hay quitar esas amarras que no dejan a este país terminar de salir y de resurgir con todo el talento que tenemos”.

Insistió en la urgencia de eliminar prebendas y  “de abrir la competencia en sectores estratégicos para todos los mexicanos”.

Y reiteró que “sin una educación que esté al margen de la política electoral, México no resolverá ni la productividad ni de mejor manera la reconstrucción de la paz”.

Dijo estar apelando al voto de los indecisos y de las mujeres y llamó a no votar por un populismo trasnochado disfrazado de amor ni por el regreso del autoritarismo.

Posteriormente la candidata del PAN acudió a la Universidad Panamericana, donde fue ovacionada al grito femenino de “Josefina, Josefina”.

Ante unos mil alumnos que siguieron su intervención, tanto en el auditorio como en los patios del campus, la candidata se describió como una política que quiere “un México que se vuelva a alegrar, con esperanza genuina, quiero que todos ustedes logren sus sueños y sean exitosos no nada más en dinero, sino porque son mejores ciudadanos”.