La Procuraduría General de la República (PGR) solicitó a las autoridades estadounidenses informes sobre Walmart en México e inició la recopilación de los documentos enviados por dependencias federales relacionadas con la operación de la empresa, en nuestro país.

La PGR investiga posibles actos de corrupción de funcionarios públicos que hayan otorgado licencias, permisos y concesiones a la empresa.

A través de un comunicado la PGR informó que "el Ministerio Público Federal analiza la participación e involucramiento de los servidores públicos de competencia federal en lo referente a permisos, licencias y concesiones a efecto de verificar si se cumplió con la normatividad correspondiente".

La Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delitos Federales envió oficios y realizó las gestiones correspondientes para recopilar la información y determinar si los hechos constituyen delito. De ser así se elevaría el acta circunstanciada a averiguación previa.

Agregó la dependencia que, en caso de que se identifique a servidores públicos locales como presuntos responsables, serán remitidos a la Procuraduría o Fiscalía correspondiente.

Walmart viola derechos.  La Organización de Trabajadores del Grupo Walmart de México denunció que además del escándalo por presuntos actos de corrupción que involucran a la firma, sus directivos violan los derechos y condiciones laborales de los empleados.

En rueda de prensa Esteban Conde, cofundador de la agrupación, sostuvo que, como a muchos trabajadores, además de su tarea de vendedor para la que fue contratado, le asignaban labores de seguridad, limpieza y administración con horarios fuera de la ley.

Sostuvo que es una constante el desprecio hacia los más de 230 mil empleados que tiene en nómina esa cadena de tiendas y el acoso laboral por parte de sus directivos.

Esteban Conde hizo referencia además a los bajos salarios que percibe la mayoría de quienes laboran en la transnacional e incluso mostró un recibo de pago de un trabajador en activo con el que demuestra que tras diversos descuentos, sólo cobró cinco pesos en su última quincena.

De igual forma, sostuvo que si alguien reclama sus derechos laborales corre el riesgo de ser despedido.