El candidato presidencial de la coalición Compromiso por México, Enrique Peña Nieto, ofreció impulsar ante el Congreso presupuestos multianuales que puedan garantizar la calidad y continuidad de los programas educativos de las universidades públicas.

“Precisamente para preparar a las universidades, para ampliar la infraestructura educativa, y sobre todo, para generar mayores incentivos entre los académicos para que permanezcan en las universidades y dediquen su esfuerzo a la formación de nuevas generaciones”, subrayó.

Así lo aseguró durante un encuentro de poco más de una hora con profesores universitarios en el hotel Camino Real del Pedregal en la Ciudad de México, en respuesta a las demandas de la Asociación Autónoma de Personal Académico de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El político mexiquense no aventuró montos de apoyo a la educación universitaria, pero advirtió, en cambio, que no se trata de un simple gasto sino de una inversión para coadyuvar por esta vía al desarrollo que requiere México.

En su intervención, Peña Nieto lamentó que México haya perdido el tiempo y se mantenga a la zaga en materia educativa.

“No se entendió a tiempo que era en la educación donde había que hacer la mayor inversión para que México se incorporara a un mundo que iba en la ruta de la globalización y de mayor competencia.”

Sustentó esta visión al citar un caso a manera de ejemplo: “Corea del Sur, que apenas en 1980 tenía un ingreso per cápita de la mitad de lo que los mexicanos teníamos, hoy, a esta distancia de 30 años, tiene mayor inversión en ciencia y tecnología seis veces más de la que tenemos en México; ese país tiene el doble de ingreso per cápita”.

En este sentido, el político mexiquense propuso hacer acopio de las nuevas herramientas de la ciencia y la tecnología, en la innovación de los procesos productivos para que el país pueda generar mayor riqueza a partir del conocimiento.

“Tan sencillo y tan lejano a veces de las políticas públicas de entender esto, que se dice fácil, pero le ha costado a México entenderlo; el generar riqueza a través del conocimiento y de pasar de ser un país dedicado a la industria manufacturera a ser un país que genere riqueza en el conocimiento.”

Abundó que, para ello, se requiere modernizar e innovar el sistema educativo, para colocarlo a la altura de la formación de mexicanos que realmente puedan participar en la generación de la riqueza a partir del conocimiento, “situación de la que México ha estado ausente”.

El político mexiquense refrendó el compromiso antes signado de acelerar la cobertura universal en bachillerato y preparatoria, prevista por el Congreso para ser materializada en los próximos diez años.

“Hoy, uno de cada tres mexicanos se queda fuera de esta oportunidad, no puede hacerlo, y si bien el Congreso de la Unión aprobó que el Estado garantizara esta educación en los siguientes diez años, mi compromiso es acelerar este proceso para que en los siguientes seis años de mi administración realmente se materialice educación preparatoria a todos los mexicanos”, estableció.

Sostuvo que sólo en la educación el país podrá tener soporte y palanca para su desarrollo, por lo que insistió en la necesidad de lograr un crecimiento de cinco o seis por ciento anual.