La Ciudad de México vive a la espera de una nueva fase de emergencia ambiental. La quinta alerta en dos meses. No hay una semana en la que los ciudadanos no miren de reojo los niveles de puntos IMECA (índice de la calidad del aire), que ya forman parte del lenguaje cotidiano, para saber si podrán sacar sus vehículos al día siguiente o no. Este viernes, las autoridades han activado la alerta debido a la mala calidad del aire, al borde de la fase dos (de tres niveles) y el sábado se aplican las medidas más restrictivas para la circulación de los coches.

El sábado no podrán salir a las calles los vehículos cuyas matrículas terminen en 3, 4, 9 y 0. Es decir, se activa el protocolo Doble Hoy No Circula. El índice de calidad del aire ha rozado los 200 puntos en algunas zonas de la capital.

Hacia las cuatro de la tarde (hora local) se detectaron 188 puntos IMECA en la delegación de Santa Fe, superior al límite de 150. Si se rebasaran los 200 puntos, la zona entraría en la segunda fase de contingencia. Si llega a pasar este punto, la ciudad entraría en colapso.

Recordamos que la fase dos de contingencia ambiental plantea medidas de urgencia como la eliminación de la mitad de todos los autos que circulan por la capital, a esto se le debe sumar el transporte público; además del cierre de gasolineras y el apagón de industrias, entre otras medidas.

La Comisión Ambiental de la Megalópolis ha informado que el estancamiento de los contaminantes que ha disparado los niveles de mala calidad del aire fue provocado por la estabilidad atmosférica y el viento débil, asociados al sistema de alta presión que ha afectado en los últimos días al centro del país, combinado con la "intensa" radiación solar y el continuo transporte de los contaminantes hacia la región suroeste de la cuenca.

El organismo ha añadido en su comunicado unas medidas especiales para la industria de la periferia de la capital: las empresas que se encuentren en la zona metropolitana de los sectores cementero, farmacéutico, químico, hidrocarburos, generación de energía eléctrica, así como aquellas que utilicen solventes en sus procesos de manufactura, deberán reducir entre el 30 % y el 40 % de sus emisiones a la atmósfera.

En esta primera fase se prevé la suspensión de actividades en las gasolineras que no tengan instalado y funcionando su sistema de recuperación de vapores.

El Gobierno anunció que desde el 1 de julio próximo una ley evitará la circulación diaria de 1,7 millones de vehículos que obtuvieron de forma irregular en el segundo semestre de 2015 la certificación de que emiten pocos contaminantes