Peña Nieto rechazó asimismo las afirmaciones de Trump, lanzadas desde el inicio de su campaña presidencial el año pasado, en el sentido de que el gobierno mexicano está forzando la salida de los mexicanos hacia Estados Unidos.

 Eso no es cierto. Lo niego categóricamente. Lo que es cierto es que ambos gobiernos están trabajando juntos, tienen una estrecha coordinación para combatir (el contrabando de personas), señaló.

De la misma forma, el presidente mexicano sostuvo que no podía coincidir con esa generalización de que los mexicanos son traficantes de drogas, criminales o violadores.

No hay manera de coincidir con comentarios como estos, remarcó.

El presidente mexicano comentó que es muy importante darle el contexto apropiado a la relación entre Estados Unidos y México.

Resaltó por ejemplo que pocos saben que más de un millón de personas cruzan legalmente la frontera entre Estados Unidos y México todos los días, gracias a la integración de los dos países, así como que más de 370 mil camiones y autos cruzan entre los dos países por la intensidad del comercio.

Peña Nieto destacó por ello la necesidad de dejar en claro que la prosperidad y la seguridad de Estados Unidos se construye a partir de la prosperidad de sus países vecinos.

 Y esto es lo que hemos construido (...) una relación de coordinación, de colaboración, de cooperación en el área de seguridad, subrayó.

Peña Nieto expresó en ese sentido su confianza en que quien resulte presidenta o presidente de Estados Unidos, Hillary Clinton o Donald Trump, le gustaría construir mejores condiciones y más bienestar para su pueblo.

Mi posición es muy clara. Somos muy respetuosos con quien sea electo que quiera construir una relación constructiva y positiva con México, indicó.

En materia de la seguridad interna en México, Peña Nieto destacó que ha habido progresos aunque subsisten retos que se están combatiendo.

Sobre la situación del proceso de extradición de Joaquín El Chapo Guzmán Loera, el presidente mexicano dijo que tienen la voluntad de extraditar a quien describió como un individuo de alta peligrosidad y confió en que al final del proceso será entregado a Estados Unidos.

En relación con el reporte de Amnistía Internacional sobre la situación de los derechos humanos en México, Peña Nieto señaló como equivocada cualquier afirmación en el sentido de que México es un país donde no se respetan los derecho humanos y las libertades y resaltó que se han hecho progresos aunque subsisten retos en la materia.