La exlíder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, promovió un amparo el pasado 8 de agosto para evitar ser detenida ante una nueva orden de aprehensión girada en su contra por un juez del Reclusorio Preventivo Norte.

El registro también busca combatir alguna comparecencia con uso de la fuerza pública, sin haber sido previamente citada, así como una supuesta audiencia inicial con el fin de imputarle nuevos delitos.

Esta orden de aprehensión es distinta de aquella que se dictó y originó el proceso penal 11/2013, del índice del Juzgado Sexto de Distrito de Procesos Penales Federales con sede en el Reclusorio Oriente, donde se le acusó de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita por mil 978 millones de pesos.  

La juez Rosa María Cervantes Mejía previno a la maestra para que, dentro del término de cinco días, realice una narración clara de los hechos que demanda. 

A la ex dirigente del SNTE se le ordenó precisar los acontecimientos de carácter positivo o negativo que antecedieron a los actos que está reclamando y que atribuye a las autoridades, "incluyendo los que influyan en la improcedencia de este juicio, pues los narrados en el escrito inicial de demanda resultan insuficientes e imprecisos respecto a esos actos".  

Con información de Excélsior y Milenio.