Tras el nuevo escándalo suscitado por la visita del tatuador “Jon Boy” a Los Pinos, la hijastra del presidente Enrique Peña Nieto, Sofía Castro, se disculpó públicamente, asegurando que los tatuajes que se hicieron ella, su hermanastra Paulina Peña y una amiga no tuvieron costo. 

“Jon Boy es mi amigo y lo invité a venir adonde vivo para intercambiar tatuajes. Yo le puse Sofía, él me puso una J, la inicial del nombre de mi papá. A Pau le puso ML en memoria de una frase que le decía Mónica, su mamá. Él no cobró. Pedimos una disculpa a quienes con esto hayamos causado molestias, especialmente a nuestros papás”, dijo Castro en su cuenta de Instagram.

Ayer circularon en medios de comunicación las fotografías que el propio artista, que reside en Los Ángeles, California, subió a su muro de Instagram sobre la visita a la residencia oficial y de los tatuajes que les hizo a las hijas del mandatario. 

Con información de Proceso.