A pesar de las múltiples estrategias en los tres niveles de gobierno para que la gente se inocule contra el coronavirus, sigue existiendo un sector de la sociedad que no se vacuna y no toma en serio la pandemia.

La molestia hacia ese tipo de personas ha llegado a los lugares menos pensados como la iglesia Católica, pues el sacerdote Noel Lozano, de Nuevo León, se hizo viral por dar a conocer su molestia ante dicha situación.

El sacerdote, quien oficia misa en la Parroquia Cristo Obrero de Santa Catarina, aseguró que no le dan 'ganas' de rezar por aquella gente que, teniendo la oportunidad de vacunarse contra el Covid-19, no lo hace, a la que calificó de 'necia'.

“Ni ganas me dan de rezar por gente necia. Qué Dios se compadezca de ellos”.

El regaño del religioso ganó adeptos en las redes sociales, pues aseguró que por la gente que no se vacuna y que tampoco respeta las medidas sanitarias, es la misma que pone en riesgo la salud de los demás.

Durante la misa que ofició recientemente, puso de ejemplo el caso de una amiga suya que no quiso vacunarse; dio positivo a Covid-19 y ahora se encuentra debatiéndose entre la vida y la muerte.

“Le dije a la familia: ‘Voy a rezar por ella, porque soy muy amigo de ustedes’. Pero casi ni ganas me dan de rezar por gente necia que no ha querido cuidarse”.

Por otro lado, también aprovechó el espacio para cuestionar a aquellos feligreses que no toman en serio la vida al no cuidarse a sí mismas, no tomarse en serio la pandemia y poner en riesgo a quienes les rodean.

“¿Por qué tenemos que estar rezando por esos que les vale la vida de ellos y de los demás?… Ya no vengan a pedir oraciones por los que no se quieren cuidar. Vamos a rezar por la gente que sí se está cuidando y por la gente que valora la vida de los demás y su propia vida. Por los necios, que Dios se compadezca de ellos”,

De acuerdo con la Secretaría de Salud de Nuevo León, se tiene un total de 223 mil 412 contagios acumulados y 11 mil 864 fallecimientos por coronavirus.

El pasado 12 de agosto, Nuevo León registró la muerte de dos bebés a causa del coronavirus. El titular de la dependencia, Manuel de la O Cavazos, expuso que uno tenía 20 días de nacido y la otra nueve meses de edad.