Al conmemorarse el 149 aniversario de la Batalla del 5 de Mayo, el presidente Felipe Calderón Hinojosa sostuvo que antes de los partidos está la patria y reiteró que los mexicanos no pueden rendirse ante el nuevo enemigo, que es cobarde, asesina, secuestra, roba y envenena a sus hijos.

Acompañado del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas; Jorge Carlos Ramírez Marín, presidente de la Cámara de Diputados; Francisco Arroyo Vieyra, vicepresidente del Senado de la República; Luis María Aguilar Morales, ministro de la Suprema; Guillermo Galván Galván, secretario de la Defensa Nacional y de Mariano Francisco Sáynez Mendoza, secretario de Marina, Calderón Hinojosa comparó la gesta de hace 149 años con los tiempos actuales.

En su mensaje previo al juramento de bandera de los conscriptos clase 1992 en el mausoleo dedicado al general Ignacio Zaragoza, hizo un recuento histórico previo a la batalla. Señaló que aquellos fueron momentos amargos y dolorosos para el país.

Reconoció que había quienes pensaban que el Ejército francés era invencible. Había mexicanos que, rebasados por el pesimismo y el miedo, no tenían esperanza alguna, pero “la historia hoy nos recuerda que en medio de la desazón, también había mexicanos valientes que se sentían llamados a combatir con decisión y a toda costa, porque sabían que lo que estaba en riesgo era ni más ni menos que el futuro de la patria y la libertad de las próximas generaciones de mexicanos.”

Patria antes que partido

En su mensaje el mandatario recordó a Miguel Negrete, quien aunque se había opuesto en un primer momento a los liberales en la Guerra de Reforma, al desencadenarse la intervención extranjera no dudó en unirse a Ignacio Zaragoza para defender a México de las bayonetas extranjeras, y al ser cuestionado por sus propios partidarios exclamó “yo tengo patria antes que partido”.

“Sus palabras siguen resonando en el tiempo y nos dan ejemplo a todos de lo que dijera muchos años antes Vicente Guerrero: ‘la patria es primero’. La patria debe estar siempre por encima de intereses personales o de grupo, de que el bien de la patria debe motivarnos a todos los mexicanos de bien a unir esfuerzos para enfrentar los más duros desafíos.”

Además, mencionó las palabras de Felipe Berriozábal, de quien dijo también fue parte medular en la victoria nacional y su frase “las águilas francesas han atravesado los mares para dejar caer al pie de la Bandera mexicana los laureles de Sebastopol, Magenta y Solferino. Habéis combatido a los primeros soldados del mundo y hoy sois los primeros en vencerlos”.

 “El 5 de mayo de 1862 está grabado con tinta indeleble en los corazones de todos los mexicanos. Es una muestra palpable de patriotismo y de valentía, de entereza y de coraje. Es un momento que puso de manifiesto lo mejor que hay en el corazón de cada hija y de cada hijo de esta noble tierra.

”La lección que nos deja aquella jornada histórica es que muchas veces los desafíos parecen insuperables, pero no lo son. La lección es que los mexicanos somos un pueblo capaz de superar el desánimo, de enfrentar cualquier reto y de superarlo, de salir adelante.”

El presidente llamó a mantener la esperanza y citó a Andrés Henestrosa, al decir “cuando todo parece que se ha perdido; cuando parece que el hombre olvidó el orgullo y la voluntad de serlo; cuando todos callaron, cuando pareció que todos rindieron la frente y doblegaron la cerviz; cuando se creyó que toda lucha era inútil ante lo que se tuvo por invencible y por irremediable, es cuando nacen el héroe, el apóstol, el libertador, el mártir, el profeta; el poeta, que con su canto levanta murallas para defender a la patria.

”Esa es la lección inmortal. Esa es la enseñanza escrita con la sangre propia que nos dejaron los héroes de 1862, aquellos gigantes que no se amilanaron ante el poder del enemigo.”

Derrotar a los criminales

Calderón Hinojosa recordó que hay fortaleza para derrotar a los nuevos enemigos. “Si los mexicanos de hoy podemos ver más lejos es sólo porque estamos parados sobre sus hombros, sobre los hombros de aquellos gigantes. Ciertamente, como ayer, hoy la patria tiene desafíos. Los mexicanos enfrentamos enemigos poderosos que pretenden, como lo pretendieron los enemigos de ayer, imponer sus reglas, acabar con la libertad de los mexicanos y acabar, también, con las libres instituciones de la República, que en la historia nos hemos sabido dar los mexicanos.

”Me refiero a los criminales, a los enemigos de las familias, a los enemigos de la democracia, a los enemigos de las mexicanas y los mexicanos de bien. A esos cobardes que roban, que extorsionan, que secuestran, y que matan mexicanas y mexicanos honrados y trabajadores, ciudadanos inocentes, apropiándose de su patrimonio, envenenando a sus hijos y, finalmente, privándoles de la vida.

”Las acciones de la delincuencia, lo sabemos bien, han generado dolor y congoja inconmensurable en sus víctimas, pero también en todos los mexicanos. Y ante este enemigo, hay quienes, de buena o mala fe, quisieran ver a nuestras tropas retroceder, a las instituciones bajar la guardia, y darles simple y llanamente el paso a esas gavillas de criminales.

”Hoy les digo que eso no puede y no va a ocurrir. Porque tenemos la razón, porque tenemos la ley y porque tenemos la fuerza, vamos a ganar. No está a la altura de nuestro legado histórico la opción siquiera de considerar rendirse, la opción de claudicar y entregar al país, la opción de abandonar a su suerte a las familias mexicanas, y que sobre las calles de las ciudades y los pueblos de México transiten no las autoridades instituidas democráticamente, sino simplemente criminales y gavillas asesinas de ambición incontrolable y de perfidia manifiesta.

”El retraimiento del Estado, el retiro de las fuerzas del orden frente al crimen significaría otorgarles licencia abierta para secuestrar, para extorsionar, incluso matar a ciudadanos según su conveniencia y según su insaciable ambición. Significaría renunciar al deber fundamental de proteger a las familias; significaría dejar el destino del país en sus manos.

”Como presidente de todos los mexicanos comparto plena y profundamente el dolor, la tristeza, la indignación que ha causado la delincuencia al arrebatar cobardemente la vida y la tranquilidad en muchos, muchos hogares del país. Pero es, precisamente, ese dolor y esa indignación lo que nos motiva a seguir adelante.

A pesar de duda o desánimo que pueda haber comprensiblemente en muchas personas, tenemos que hacer acopio de fuerza, enfrentar y dominar el mal.

”Los mexicanos de bien estamos en el mismo bando. Y por eso la acción de los criminales, más allá de nuestras legítimas discrepancias, más allá de puntos de vista que pueden y deben ser divergentes no debe dividirnos, debe unirnos en nuestro propósito de consolidar un México de justicia, de paz, de seguridad y de democracia.

”A eso estamos convocados todos, sociedad y gobierno. A eso estamos llamados especialmente los Poderes de la Unión, los gobiernos locales y todas las fuerzas políticas.

”México espera mucho, mucho de todos los que tenemos responsabilidades públicas y políticas. Ninguna autoridad debiera desoír el clamor de justicia de los ciudadanos. Ningún gobernante o representante debe rehuir la responsabilidad para obtener beneficios políticos o eludir costos de la tarea que se cumple por deber. Todos los mexicanos debemos tener patria antes que partido. ”Zaragoza, Berriozábal o Negrete nunca rechazaron su deber. No pactaron con el enemigo. No consintieron su avance. Pelearon y, a pesar de todas las adversidades, vencieron. Hoy la patria los recuerda con emoción y con orgullo. Tenemos ejemplo en ellos y en todos los héroes de Puebla para conducirnos con honorabilidad.

”Actuemos como lo marca nuestro Himno Nacional con orgullo: ‘un soldado en cada hijo te dio’. Un soldado tiene la patria en todos y cada uno de ustedes. Como soldados de México debemos unir esfuerzos y defender a la República y a sus instituciones. Estoy seguro que todos leeremos en el cumplimiento del deber y en el amor a México la victoria. Defendamos a México y llevémoslo al futuro, al futuro que sembraron pródigamente los héroes nacionales que hoy conmemoramos.”

***

Frases de Felipe Calderón

“Tenemos la razón, tenemos la ley y tenemos la fuerza: vamos a ganar”

“Retirar las fuerzas frente al crimen significaría otorgarle licencia abierta para secuestrar, para extorsionar e incluso matar a ciudadanos según su conveniencia o según su insaciable ambición.”

“Ninguna autoridad debiera desoír el clamor de justicia de los ciudadanos, ningún gobernante o representante debe rehuir la responsabilidad para obtener beneficios políticos o eludir costos de la tarea que se cumple por deber.”