En la UDLA el panista ortodoxo Francisco Fraile García descubrió que el “mesías” para que el panismo recupere a su partido es el alcalde municipal Eduardo Rivera Pérez.
Casi al término de la presentación de su libro La Correspondencia del Diablo, Fraile comentó que en la víspera de la elección compartió con el entonces candidato Eduardo Rivera Pérez sus temores de que el PAN, al ganar la elección perdiera su identidad y claro perfil.
Fraile, quien se definió como un “panista de corazón”, le espetó a Rivera quien se encontraba en las primeras filas del auditorio de la UDLA escuchando la revelación de Fraile:
—¿No me dejarás mentir de que nos quitaron la identidad?
Rivera se estremeció desde su butaca con la revelación frailista.
Y como si no fuera poco lo anterior, dijo Fraile a los presentes:
—Pero aquí está con nosotros el “mesías” que rescatará al partido.
Rivera Pérez, quien acudió al evento acompañado de su esposa Liliana Ortiz, siguió con azoro la revelación frailista, a unas cuantas semanas de que dicha fuerza política renueve su estructura de consejeros, disputa que entre los panistas leales al morenovallismo y los panistas cercanos al proyecto del panismo ortodoxo.
En los pasillos, los panistas reconocieron en las revelaciones de Fraile la temperatura que se vive en el panismo.

***
La concurrencia al acto fue plural. Incluyó lo mismo a la diputada panista, Augusta Díaz de Rivera, conocida por confrontar en el Congreso al petista Gerardo Fernández Noroña que a la exsenadora Lucero Saldaña Pérez; al dirigente estatal panista, Juan Carlos Mondragón Quintana que la diputada Denisse Ortiz Pérez, militante también del PAN.
El libro de Fraile, suerte de reflexión moral dialogada, fue presentado por Eugenio Lira Rugarcía, obispo titular electo de Capo Della Foresta y auxiliar de Puebla; por Luis Ernesto Derbez Bautista, rector de la UDLA; Franco Rodríguez Álvarez, Presidente de la Coparmex Puebla, así como por el periodista y poeta Mario Alberto Mejía.
Con su habitual sentido del humor, Fraile García regaló el libro de marras, ya que dijo “las ideas no se venden”.
Los leales a Fraile cobijaron al expastor del rebaño blanquiazul en un auditorio que lució a reventar, y en el que no faltó la concurrencia de personal del IMSS.