El presidente municipal Eduardo Rivera Pérez confió que tras el triunfo contundente de Josefina Vázquez Mota como la candidata a la Presidencia de la República por parte de Acción Nacional (PAN), el partido se una y deje atrás el proceso interno, por lo que no es necesaria una “operación cicatriz” después del desgaste por las elecciones internas de su partido.

A pesar de las quejas de parte del grupo de Ernesto Cordero, el alcalde poblano manifestó que lo importante es que el panismo se una para hacer frente a la elección de este año, pues si los principales protagonistas —Ernesto Cordero y Santiago Creel— admitieron su derrota y se unieron al equipo de Vázquez Mota, el resto de los militantes debe de seguir el ejemplo.

Recordó que los panistas ya decidieron, pues independientemente de “ciertas” prácticas y acciones como amenazas y quejas en contra del equipo de Vázquez Mota, prevaleció la libertad en cada uno de los miembros activos y adherentes.

Las denuncias de parte Humberto Aguilar Coronado, o en su caso de algunos militantes del equipo de Ernesto Cordero —aseguró— han quedado superados, pues a partir de este momento se buscará la unidad partidista.

Rivera Pérez rechazó que haya necesidad de una “operación cicatriz”, pues consideró que no hay heridas de muerte ni situaciones graves que afecten la unidad partidista, “a lo mejor sólo se requerirá de un ‘curita’.”

No hay adversario pequeño
El alcalde manifestó que a pesar de las adversidades Vázquez Mota ganó la elección de manera contundente, por lo que es una gran oportunidad del panismo —dijo— llevar a una mujer como candidata a la Presidencia de la República.

Rivera Pérez indicó que no existe adversario pequeño, por lo que el principal reto de su partido será lograr la participación de todos los ciudadanos el próximo mes de julio.

Asimismo, pidió no subestimar a ninguno de los dos contrincantes de Vázquez Mota, Enrique Peña Nieto de parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Andrés Manuel López Obrador de parte de las izquierdas.