A 15 días del desfile del 5 de Mayo, tradicional acto patriótico poblano, las obras conmemorativas están en ascuas.

Sobre la ruta del desfile anunciada por las autoridades estatales todavía se perciben a cuadrillas de trabajadores esforzándose para completar las obras —con la fecha del desfile encima— limando piedras, detallado el puente del viaducto, colocando el drenaje sobre el bulevar 5 de Mayo, adecuando la instalación eléctrica y remozando las estructuras aledañas al monumento a Ignacio Zaragoza.

El pasado 6 de marzo el gobernador Rafael Moreno Valle anunció la entrega de diversas obras en los días próximos a la celebración del 5 de mayo, como el distribuidor vial de la autopista México-Puebla con calzada Ignacio Zaragoza, el viaducto de calzada Ignacio Zaragoza tramo diagonal Defensores de la República, la obra Plaza de las Américas, el viaducto calzada Ignacio Zaragoza con bulevar Héroes del 5 de Mayo, la Academia de Formación y Desarrollo Policial “General Ignacio Zaragoza”, el Paseo del Río Atoyac y el Ecoparque Metropolitano Puebla.

Todavía se observa a los trabajadores manipulando estructuras de alambrón, entre zanjas y tubería. Sobre el bulevar 5 de Mayo también pueden apreciarse zanjas y boquetes en el pavimento. Pero no nada más sobre la zona de las obras se observa el trabajo de construcción que aún no concluye. 

En el cercano barrio de Xanenetla, hacia donde se ha desviado el tráfico de esta zona, es visible el deterioro de las vialidades, ya que el tráfico pesado del bulevar 5 de Mayo se ha dirigido hacia estas calles. Las tradicionales calles empedradas han sido levantadas por obras de drenaje. Incluso hasta hay cortes en el servicio de agua debido a las obras de infraestructura, mencionaron habitantes del lugar.

Los automovilistas ya se acostumbraron a los anuncios de “próximo retorno a 50 metros” y al tráfico lento, pero los habitantes de Xanenetla todavía no se adaptan al polvo y al intenso tráfico de camiones de transporte, combis, taxis y microbuses que alteran la armonía del tradicional barrio. Sobre los camellones, subiendo a la zona de Los Fuertes, todavía hay escombro.

En el monumento a Ignacio Zaragoza se arreglan algunos detalles alrededor del monumento. En la zona todavía no está colocada la señalética. Sin embargo, empezaron a construir las gradas para que las autoridades observen el desfile, un desfile que aún no tiene lista su ruta para el fastuoso festejo en una marcha contrarreloj.