Al asegurar que el rechazo a la Evaluación Universal de parte de la presidenta del Comité Ejecutivo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales, es parte de la simulación que acostumbra en sus acciones públicas, el vocero del Consejo Democrático Magisterial Poblano (CDMP), Miguel Guerra Castillo, afirmó que esa negativa se presenta por la rebelión promovida por los maestros democráticos del país, “vemos una postura tambaleante de Elba Esther, porque seguramente prevé la derrota del partido que domina en las elecciones del 1 de julio”.

Sin embargo, afirmó que todavía esa lucha no está totalmente ganada porque el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), José Ángel Córdova Villalobos, afirmó en días pasados que la aplicación de la evaluación universal no tiene marcha atrás. Apuntó que los maestros de la disidencia nacional no pararán el proyecto de frenar la aplicación del examen, programado para la segunda quincena de 
junio.

Al vocero del movimiento disidente de Puebla le resulta extraño que Gordillo Morales se desdiga de un momento a otro, cuando ella firmó en la ciudad de Puebla el acuerdo nacional donde se impulsa la evaluación universal. Por lo anterior agregó que se mantendrán a la expectativa, pero no dejarán de promover que los docentes de la entidad poblana y del resto del país, no se sometan a esa prueba que violenta los derechos laborales de muchos trabajadores.

Si es cierto que la maestra Elba Esther hoy en día se opone a la evaluación universal —dijo Guerra Castillo— hay que reconocer que eso fue un triunfo de los maestros democráticos del país, quienes presentaron más de 50 mil demandas formales en contra de ese examen, “fueron ellos quienes hicieron recular a la maestra”.

Además, indicó que ese logro es solamente el inicio de la lucha que sostienen por recuperar el magisterio nacional, por lo que afirmó que se mantendrán en pie de lucha en contra de las políticas neoliberales que prevalecen actualmente en el país.