El investigador del Instituto de Ciencias Jurídicas de la UNAM, Miguel Carbonell, avaló la decisión del Instituto Federal Electoral (IFE) de no obligar, a través de una petición a la Secretaría de Gobernación, para que el primer debate entre los candidatos a la Presidencia de la República se transmita en cadena nacional ante la negativa de Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca, a que sus canales de televisión transmitan el debate.

Carbonell consideró que en un sistema democrático, el Estado no debe obligar a las televisoras a transmitir un ejercicio de intercambio de ideas como un debate, pero al mismo tiempo resaltó que las televisoras actuaron sin apego a la ética periodística y sin respeto a los ciudadanos.

“Yo no vería favorable a una cadena nacional con la naturaleza de obligatoriedad, pero si haría un llamado para que las televisoras se sintieran comprometidos a la divulgación democrática indispensable para México y sus ciudadanos, a mí no me gusta que no se le dé la mayor proyección a los debates porque estamos urgidos de debates”, manifestó Carbonell.

El doctor en derecho dijo que los debates son primordiales para la democracia y consideró que se debe reducir el período presidencial de seis años a cuatro, porque con un período tan largo se desgasta el Poder Ejecutivo.