La candidata al Senado de la República por Nueva Alianza, Enoé González Cabrera, advirtió que urge una profunda reforma hacendaria que permita a las empresas pequeñas y medianas la generación de mayor número de empleos y no estarse preocupando si son o no evasoras para el fisco.

González Cabrera, quien hasta hace menos de un año era la secretaria general del Comité Municipal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), manifestó que su postura es firme y será siempre de centro-izquierda, “pero hay un desacuerdo por la forma en que se ha manejado al tricolor”.

Indicó que en estos momentos la fórmula de Nueva Alianza va bien y puede llegar al Senado de la República, por lo que mantiene propuestas reales para que sean presentadas en la Cámara alta, cuidando el bolsillo de los ciudadanos.

Aclaró que no le van a quitar el voto al Revolucionario Institucional, sino que su nuevo partido está captando el voto de quienes ya no creen en el tricolor y que están sumamente descontentos con Acción Nacional.

Enoé González expresó que hay una demanda generalizada: lo referente a los problemas económicos que enfrentan la mayoría de los mexicanos. Advirtió que las cifras que maneja el (INEGI) parecen “maquilladas”, pues en cualquier lugar el reclamo es la falta de fuentes de trabajo. Por lo anterior, dijo que una de sus demandas es que se lleve a cabo una reforma hacendaria que sea promotora de empleos para los poblanos.

La candidata lamentó que se quiera culpar a los jóvenes al ponerles el calificativo de “ninis”, diciendo que ni estudian ni trabajan. “No pueden trabajar, pues una gran mayoría ya concluyeron sus estudios universitarios o técnicos, pero no hay empleo”.

Asimismo, se pronunció por establecer un programa de proyectos productivos, pero que sea diferente al que ha aplicado el gobierno federal una vez que éste fracaso.

González Cabrera manifestó que cuando las carencias en la población son tan diversas y constantes, el aparato gubernamental muestra incapacidad de construir respuestas efectivas, socialmente útiles y financieramente viables, “es el momento de cambiar el modelo que rige el desempeño de los gobiernos de la República”.

La candidata insistió en que por ello se propone impulsar reformas constitucionales, para dar a los gobiernos estatales y municipales mayor distribución y soberanía en el manejo de los recursos, para así transitar del centralismo presidencial a una auténtica República federal.

Hay que generar —señaló— las condiciones políticas y económicas para promover el desarrollo regional que provoque mayor número de empleos, con salarios dignos a los estándares de la vida actual. “No basta promover mayor competitividad, sino establecer un mejor impulso a las empresas nacionales”.

González Cabrera comentó que mantiene arraigada su serranía, por lo que su lucha en el Senado será por el respeto a la dignidad de los indígenas, además de castigar severamente a los funcionarios que incumplan con la ley a favor de los pueblos indígenas.

También se pronunció por un amplio plan de alfabetización para las mujeres, ya que esto incidirá de forma directa en contra de la violencia. 

Los mayores índices de ataques físicos dentro de la familia —reveló— se presentan en contra de quienes no saben leer ni escribir, ya que desconocen sus derechos.