En un primer “round de sombra”, Edgar Salomón Escorza y Pablo Fernández del Campo expresaron sus ópticas encontradas sobre el modelo de comportamiento del PRI desde la oposición.

Fernández del Campo, quien en días previos había calificado de “sumisa” a la bancada priista por su aprobación Fast track de las iniciativas de Rafael Moreno Valle matizó sus expresiones pero conservó el énfasis en un modelo donde se le “respete” al PRI y se consensen las posiciones, así como en una intervención coordinada entre el partido y sus diputados.

A la hora de los cuestionamientos mediáticos, Salomón Escorza defendió la postura colaboracionista.

—¿Cómo va a ser el desempeño de los diputados locales como oposición?— se le cuestionó al diputado, Edgar Salomón Escorza.

—Vamos a seguir siendo una oposición responsable.

—¿Ya no le causa desconfianza la llegada de Pablo Fernández?

Escorza sonrió, dijo “no” a quemarropa y tomó de manera forzada del brazo al nuevo dirigente del tricolor; Edgar Salomón Escorza miraba hacia las cámaras que intentaron captar su esfuerzo para acabar los dimes y diretes con la nueva dirigencia priista.

En una “encerrona” entre los diputados priistas locales y la nueva dirigencia del tricolor, encabezada por Pablo Fernández del Campo, se “limaron asperezas” entre el dirigente de los diputados priistas, Salomón Escorza y el nuevo dirigente, luego de que Fernández del Campo subrayara la “sumisión” de la bancada priista en el Congreso local y Escorza criticara las aseveraciones críticas de Fernández a la víspera de su nombramiento inusual como líder del tricolor.

La reunión se llevó a cabo en el salón presidentes del PRI ubicado en la diagonal Defensores de la República.

Quizás pudieron pasar inadvertidas las diferencias entre Salomón Escorza y el nuevo dirigente estatal, Pablo Fernández del Campo.
Pero a la hora de las definiciones fueron contundentes, ya que mientras Escorza se pronunció porque el PRI en Puebla siga siendo una “oposición responsable”.

El día de ayer el nuevo dirigente del tricolor sostuvo encuentros con los dirigentes de los sectores priistas en el estado de Puebla. La agenda del nuevo dirigente estatal incluyó un carrusel de medios para posteriormente trasladarse a las instalaciones de su partido.

Al ser cuestionado sobre sus diferencias con el dirigente parlamentario, Edgar Salomón Escorza, Fernández del Campo señaló que los priistas miran hacia adelante y que su misión es trabajar para el fortalecimiento de su partido en la elección del 2013.

***

Al sostener un encuentro con el grupo parlamentario del PRI en el Congreso del estado, el delegado presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Pablo Fernández del Campo, afirmó que impulsará sinergias y consensos que garanticen unidad y trabajo coordinado en beneficio de todos los poblanos.

El líder estatal priista planteó el interés de desplegar estrategias y dinámicas de trabajo desde todos los frentes partidistas, en especial con el grupo parlamentario del PRI, toda vez que será fundamental para alcanzar la unidad.

La dirigencia partidista y los legisladores del Congreso local, encabezados por el diputado Edgar Salomón Escorza, coincidieron en apuntar que los priistas mantendrán siempre un trato de respeto hacia los tres niveles de gobierno, mismo que esperan de las autoridades.

Establecieron también, a partir del trabajo coordinado entre partido y legisladores, que es esencial lograr consensos respecto de los temas que se discutan en el pleno del Congreso del estado.

La reunión tuvo lugar en el salón de expresidentes del Comité Directivo Estatal, donde los diputados aprovecharon para dar la bienvenida al nuevo dirigente tricolor y reiterarle su apoyo para el éxito de las acciones que emprenderá en búsqueda del triunfo electoral en 2013.

Fernández del Campo reiteró que el partido está obligado a entregar resultados de manera inmediata a partir del próximo 1 de diciembre, una vez que Enrique Peña Nieto asuma la Presidencia de la República, tras lo cual el PRI asumirá la responsabilidad de cumplirle a los ciudadanos.

***
El nuevo delegado dirigente del tricolor, Pablo Fernández del Campo, planteó a los diputados locales que el PRI deberá mantener una posición de respeto ante el gobierno estatal, y ante los otros órdenes de gobierno, misma que deberá ser recíproca.

Además, el nuevo líder del tricolor, llamó a los diputados a trabajar de “manera coordinada” con su partido, eufemismo para destacar el papel protagónico del partido en las leyes que aprueben los diputados del tricolor desde el Congreso.

Mientras Fernández del Campo le apostó a este viraje en la vida política del priismo legislativo, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso, Salomón Escorza, insistió en que el PRI debe mantener su postura de “oposición responsable”, epíteto para designar el colaboracionismo legislativo.

En rueda de prensa, Pablo Fernández del Campo, expresó que su nombramiento obedeció a una decisión tomada por el Comité Ejecutivo Nacional del PRI siguiendo sus reglas estatutarias y que en el mismo no hay padrinazgos políticos ni se lo debe a nadie.

Pablo Fernández del Campo resaltó su relación directa con el CEN del PRI: “Nos ha encomendado el CEN del PRI y atendiendo a las instrucciones muy precisas, vamos teniendo como prioridad que venimos a impulsar un PRI ganador, a que tengamos acercamiento y diálogo con todos los sectores del partido.

”Fernández del Campo saludó con efusividad a los legisladores. “El grupo parlamentario del PRI es fundamental es un activo por la capacidad de gestión.”

Al cónclave acudieron 11 diputados de la fracción priista en el Congreso.

—¿Ya se perdonaron Edgar y tú?— fue una pregunta recurrente durante la rueda de prensa.

Fernández del Campo se escabulló de la misma al señalar durante la misma reunión: “Estamos echados para adelante, con cada uno de los diputados hay una actitud de suma y de unidad. Principalmente con esta etapa de resultados, con Enrique Peña Nieto, para crear una agenda muy puntual. Les reconozco el respaldo”.


**

En su análisis, el exlegislador priista, plantea cómo debe ser la relación entre el estado y el PRI: “La realidad que le corresponde como partido en el gobierno es ser una oposición con un trato de respeto a los tres niveles de gobierno. En esa misma lógica vamos esperando una respuesta de respeto por parte de los tres niveles de gobierno”.

Fernández del Campo afirmó que en el caso de las aspiraciones de los actuales diputados hacia la candidatura por una presidencia municipal, el dirigente priista afirmó que la línea es que el CEN nos ha encargado trabajar. El exdiputado confió en que desde el partido se envíen señales de trabajo a favor de los poblanos, con el respaldo de la dirigencia estatal.

El exdiputado leyó de una tarjeta ejecutiva una “extraordinaria noticia”:

“Gracias a la gestión de la bancada del PRI, se obtuvo un 15 por ciento de apoyo adicional al campo.”

Fernández se dijo un dirigente respetuoso de las aspiraciones de otros compañeros de su partido: “Estamos en el PRI por supuesto que también ellos muestran su interés en estar haciendo giras de trabajo, de estar incluyendo de estar revisando; sabemos de antemano, algunos de ellos que han manifestado su aspiración se les ha informado que estamos trabajando el proceso interno de selección de candidatos que han decidido observarlo”.