La recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) —que determinó que un proyectil de gas lacrimógeno, disparado por la policía estatal de Puebla, causó la muerte del niño José Luis Tehuatlie Tamayo— captó la atención de medios nacionales y de algunos medios internacionales.

Desde el periódico español El País hasta medios nacionales como Reforma —en su primera plana—, La Jornada, Milenio, programas radiofónicos como Noticias MVS, Radio Fórmula y también Noticieros Televisa abordaron la recomendación de la CNDH sobre el caso San Bernardino Chalchihuapan.

La mayoría de los periódicos impresos y portales informativos privilegiaron otra información. Prácticamente la recomendación de la CNHD pasó inadvertida.

La oleada informativa alcanzó a las redes sociales que elevaron el tema a trendingtopic buena parte de este viernes, a las vísperas de las fiestas y celebraciones patrias.

En la presentación de la información, los comunicadores nacionales e internacionales coincidieron en la imparcialidad de la recomendación de la CNHD y en la responsabilidad política y moral de funcionarios de alto nivel del gobierno de Puebla, en especial del secretario de Gobierno, Luis Maldonado Venegas, y del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle.

Por ejemplo, el periódico Reforma, en su primera plana, cabeceó: “Desmiente CNDH a Moreno Valle”.

En la columna “Templo Mayor”, del rotativo nacional, se cuestiona que la recomendación emitida por la CNHD no alcanza al gobernador de Puebla ni valora la responsabilidad del titular del Ejecutivo del estado.

El columnista Carlos Puig, del periódico Milenio, redactó, en su columna “Duda Razonable”, cómo el gobierno de Puebla mintió en su explicación de la muerte del niño José Luis Alberto Tehuatlie Tamayo.

“¿Y ahora, gobernador? ¿Qué hacemos con la teoría del cohetón? ¿Las cientos de páginas, de fotos, de videos? ¿Qué hacemos con el dictamen de la Policía Federal? ¿Con las “mentiras” de Roxana Luna y el sitio que mandó a hacer para desmentirla? ¿Qué hacemos con el plenamente identificado grupo culpable de la muerte del niño? ¿Qué hacemos con el procurador?”.

Criminalizar a Tehuatlie Tamayo
El común denominador de columnistas y periodistas de medios nacionales fue exhibir cómo mintió la explicación oficial del gobierno de Puebla sobre la muerte del infante Tehuatlie Tamayo, desde las primeras horas del operativo policiaco del 9 de julio en la población de San Bernardino Chalchihuapan, protesta derivada de la demanda de que las juntas auxiliares retengan sus Registros Civiles.

En el diario Excelsior, Francisco Garfias relató cómo el propio gobernador Rafael Moreno Valle, días después del operativo del 9 de julio, acudió a la ciudad de México, en Reforma Lomas, intentando convencer a periodistas nacionales de que la muerte de Tehuatlie Tamayo fue producto del disparo de un cohetón.

“Era una tarde gris de finales de julio pasado. Frente a la rectangular mesa donde nos sentaron, habían instalado una pantalla. Allí nos mostraron un video tan mal editado que sólo se veían manifestantes que lanzaban cohetones y agredían a indefensos policías. Cero represión ni un macanazo siquiera. Querían transformar a los victimarios en víctimas.

”En el centro de la mesa estaba Rafael Moreno Valle. Al gobernador de Puebla se le veía ansioso, desconcertado, molesto. Cada una de sus palabras intentaba convencer que efectivamente habían sido los infiltrados, quienes lanzaron el cohetón que mató a José Luis.

”Mostró cilindros que utilizó la policía. Habló de su alcance. Argumentó que era imposible que hubiesen lesionado al menor ubicado, según la versión oficial, a muchos metros de distancia”.

Garfias relata cómo Moreno Valle quiso incriminar al niño en la protesta, cuando se sabe que Tehuatlie Tamayo había salido de la escuela primaria Ricardo Flores Magón, de la comunidad de San Bernardino Chalchihuapan: “Enseñó una foto de José Luis cargando una manta, en medio de la supercarretera Atlixco, donde se produjo el enfrentamiento. Quería mostrar que el menor sí participaba en la manifestación”.

Versión oficial, sepultada: El País
Por su parte, el diario español El País, que en el mes de mayo había criticado la aprobación prematura y sin discusión de la “ley Bala”, de nueva cuenta llevó el tema de la represión en Puebla.

El País ha seguido de manera detallada las acciones gubernamentales en Puebla, el diario español también ha publicado notas sobre la instalación de la rueda de Puebla en uno de los estados más pobres de México.

“Lo sucedido ese día —una protesta que se tornó violenta— había dejado una estela de versiones variadas y contradictorias pero, hasta ahora, sin responsables. El Gobierno estatal señaló a los manifestantes como responsables de la muerte de Tehuatle porque, según su versión, había sido herido en la cabeza por explosivos utilizados por los habitantes de Chalchihuapan para atacar a la policía. Las autoridades no presentaron pruebas para sustentar la acusación y los habitantes dijeron que la policía, amparada por una nueva ley aprobada en mayo pasado para el uso de la fuerza, había utilizado granadas de gases lacrimógenos para dispersar a la multitud”.

La nota de El País destaca que el niño José Luis Alberto Tehuatlie Tamayo fue herido por un proyectil y no por un cohetón, como sostuvo, a diestra y siniestra el gobierno de Puebla.

“El informe de la CNDH, de 170 páginas, detalla con testimonios y pruebas forenses que el niño murió por el impacto de un objeto, posiblemente un proyectil de largo alcance, usado por la policía para esparcir gas lacrimógeno. “Se puede concluir que el menor no fue lesionado por alguna explosión u onda expansiva por la acción de un cohetón tipo cañón a contacto con la región anatómica del cráneo”, explica el documento.

Además, un dictamen de los forenses federales, continúa el texto, indica que en el cuerpo de Tehuatle no se encontraron residuos de explosivos, ni marcas relacionadas con el uso de éstos.

“La versión oficial queda sepultada por este informe, que también asegura que las autoridades de Puebla no agotaron el diálogo con los manifestantes antes de comenzar los enfrentamientos”, resalta la nota de Sonia Corona en el diario español El País.

La nota destaca la responsabilidad de las autoridades de Puebla que borraron las evidencias donde cayó herido el niño Tehuatlie Tamayo.
“La investigación también ha echado luz en cuanto a la responsabilidad que los altos cargos del Gobierno de Puebla tuvieron en la muerte del niño. La policía limpió de casi toda evidencia el lugar de las manifestaciones antes de que la Fiscalía comenzara sus propias investigaciones”.


La criminalización de las víctimas
“Enseñó una foto de José Luis cargando una manta, en medio de la supercarretera Atlixco, donde se produjo el enfrentamiento. Quería mostrar que el menor sí participaba en la manifestación”
Francisco Garfias. Excelsior

 “La versión oficial queda sepultada por este informe, que también asegura que las autoridades de Puebla no agotaron el diálogo con los manifestantes antes de comenzar los enfrentamientos.”
Sonia Corona
Diario español El País.

 “¿Y ahora, gobernador? ¿Qué hacemos con la teoría del cohetón? ¿Las cientos de páginas, de fotos, de videos? ¿Qué hacemos con el dictamen de la Policía Federal?”
Carlos Puig, Milenio.