Con los cambios en la dirigencia estatal y municipal en el PRI, un elemento importante es que el priismo pueda cerrar filas y pueda sentarse a negociar con los diferentes grupos para establecer las candidaturas rumbo al proceso electoral del 2015, la analista política de la UPAEP Claudia Ramón Pérez afirmó que el futuro del partido tricolor en el estado de puebla estará en la negociación que tendrán que hacer por las candidaturas porque el mensaje ahorita es de unidad.

Y aunque el PRI poblano perdió las últimas tres elecciones en la entidad poblana, la investigadora universitaria dijo que en política nada es exacto, porque en la realidad la política tiene esa dinámica, donde también operan los factores sociales y económicos a favor o en contra de los partidos políticos en la disputa por el poder.

Desde su perspectiva, tres elecciones perdidas son lecciones que los priistas tienen que los aprender y no solamente lo deben hacer los priistas, sino todos los partidos políticos, por eso consideró que el regreso del PRI a la Presidencia de la República es un mensaje que ese instituto político tiene que extenderlo a nivel estado.

Por las decisiones de apostar candidaturas de unidad, afirmó Claudia Ramón Pérez, es muy claro para el PRI en Puebla busca reorganizarse, cerrar filas, de establecer las planillas de unidad, donde los actores que son los más críticos en este momento se están posicionando y buscando posicionarse hacia las elecciones federales del 2015.

Por eso parece que en ese sentido el PRI viene con la idea de fortalecerse y de recuperar los espacios que había ido perdiendo, incluso el rumor que se puede cuestionar la mini-gubernatura tiene que ver con ese cierre de filas, con esa disciplina que tradicionalmente el partido había mostrado durante décadas hacia el interior y hacia el exterior.

Aunque el PRI no gana una elección poblana desde el 2010, la analista política dijo que el partido tricolor está en posición de recuperar espacios: “El haber perdió tres elecciones es algo doloroso, de ahí la reorganización al interior del Revolucionario Institucional”.

Hace unos meses, afirmó Ramón Pérez, no se podía esperar que los liderazgos del PRI poblano pudieran sentarse a la mesa y lograr acuerdos, pero ahora, con la llegada de José Chedraui a la dirigencia municipal, mandan un mensaje y el registro le queda claro a las planillas ideológicas, que están dispuestas a limar diferencias, o por lo menos ese es el mensaje que dan y me parece que están en el camino correcto.