Concesiones Integrales (CI) estrenó nuevo director, Francisco Velasco Islas, quien está involucrado en endeudamientos y corrupción en dos sistemas operadores de agua potable, uno en Atlixco y otro en Acapulco.

La empresa que administra las finanzas del SOAPAP contrató al exfuncionario, quien está relacionado en un endeudamiento de más de 50 millones de pesos de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA).

Incluso se le involucró en la adquisición de un yate de lujo, encallado en el puerto, además de acusaciones de malos manejos de recursos públicos, por lo que tuvo que renunciar a su cargo en agosto de 2013.

Pero también Francisco Velasco Islas está acusado por destrozar el Sistema Operador de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Atlixco (SOAPAMA) de 2008 a 2011.

El nuevo ejecutivo de CI tomó posesión de su cargo como director general la semana pasada en sustitución de Abelardo Arroyo Rincón.

Llegó acompañado de una comitiva que presuntamente ocuparán los puestos más altos de la compañía que opera el agua en Puebla, por lo que se temen despidos en próximas semanas.

Dicha empresa tomó las riendas de la administración y suministro del agua potable en municipios conurbados a la ciudad de Puebla, en medio de protestas de ciudadanos, quienes incluso la han acusado de aumentar los cobros a más del doble.

Caso Atlixco
El 15 de febrero 2011 fue el último día de Velasco Islas al frente del SOAPAMA, lugar que ocupó por más de 15 años, institución que dejaba en medio de un escándalo de malos manejos.

Aquel día, el primero del trienio de Ricardo Camacho Corripio, de forma sorpresiva presentó su renuncia durante el marco de las celebraciones de los 17 años al frente de la dependencia descentralizada del ayuntamiento.

En esos días ofreció una rueda de prensa para explicar su renuncia, la que aseguró se trató estrictamente de una decisión personal plenamente platicada y consensada con toda su familia.

“Aquí no existe cabida para las especulaciones políticas; para ser más claro: días atrás realicé una serie de exámenes médicos que en general salieron bien, pero estamos a tiempo de evitar un problema mayor”, dijo hace tres años.

Incluso aseveró que la situación financiera del organismo era buena con avances significativos. “El trabajo durante 15 años está a la vista de todos”, sentenció según archivos periodísticos.

Sin embargo, a los pocos días, organizaciones campesinas de la región de Axocopan interpusieron una queja y denuncia en su contra, a quien acusaron de enriquecimiento inexplicable, tráfico de influencias y malversación de fondos.

La queja se presentó de manera oficial en la oficina del gobernador Rafael Moreno Valle Rosas el 25 de marzo de 2011 y del entonces coordinador general de asesores del Ejecutivo estatal, Gustavo Casillas Rocha.

Incluso se remitió el asunto a la Secretaría de la Contraloría, entonces dirigida por Patricia Leal Islas, a través del oficio foliado con el registro EP–2368A/2011 el 30 de marzo de 2011.

Las acusaciones se archivaron y jamás hubo investigación, aseguran los integrantes del Frente de Defensa del Agua y la Tierra del Pueblo.

Las quejas fueron del comisariado del ejido de Axocopan, la mesa directiva del fundo legal de Axocopan, la colonia Santa Cruz Axocopan, la unidad de riego de la zona alta de la barranca del Carmen y manantiales del Ahuehuete, todas rubricaron el documento.

Además, la queja fue avalada por el alcalde de la junta auxiliar de La Magdalena Axocopan, Benedicto Jiménez Velázquez; los jueces de paz de la colonia Ricardo Flores Magón y del poblado de San Juan Tejaluca y hasta por el agente subalterno del Ministerio Público en Axocopan, Luis Victoria Jiménez.

Aseguran hasta la fecha que el paso por el SOAPAMA de Francisco Velasco Islas estuvo llevo de múltiples acciones ilícitas que le sirvieron para enriquecerse.

Detallaron al menos 15 de anomalías e ilícitos con documentos y un video en disco compacto, grabado el 7 de octubre de 2008, en el que Eleazar Pérez Sánchez informó que en una auditoría practicada se detectó malversación de fondos.

Incluso señalan que el entonces edil Eleazar Pérez Sáchez les aseguró a los labriegos que se estaban reuniendo pruebas sobre el desvío de recursos y las licitaciones que el mismo Francisco Velasco se autorizaba a sus empresas.

“El edil se comprometió a que antes de que finalizara octubre de 2008 sería destituido de su cargo, nos pidió que fuéramos discretos para que se enterara dicho funcionario y se amparara para evitar su destitución”, señalaron los quejosos en entrevista telefónica.

Sin embargo, el actual director de Concesiones Integrales continuó en su cargo hasta el 12 de febrero de 2011, fecha en que finalmente renunció.

Los agricultores continúan en la exigencia de una indagatoria minuciosa sobre Francisco Velasco Islas por los 17 años que estuvo en el SOAPAMA por el enriquecimiento inexplicable que disfrutado.

Caso Acapulco
Luego de trabajar en Atlixco, llegó al paradisiaco puerto de Acapulco para dirigir a su organismo operador de agua o CAPAMA, donde también se vio envuelto en medio de escándalos de corrupción y enriquecimiento ilícito.

Incluso, una auditoría realizada a su gestión en 2012 reveló que hubo un derroche sin control, doble facturación, obras pagadas inexistentes, contratos millonarios por asignación directa, pago de compensaciones por cerca de 10 millones de pesos a directivos, entre algunas de las 73 irregularidades detectadas.

El 19 de julio de 2013, el presidente local del Partido Acción Nacional (PAN) Benito Manrique Contreras reveló que una auditoria aplicada a la administración de Velasco Islas en el año presupuestal 2012 encontró un total de 73 irregularidades.

El auditor interno del gobierno municipal Manuel Martínez Bernardino en su investigación contable, entre el 1 de enero al 31 de diciembre de 2012, detectó que se incurrió en un desvío de recursos federales para gasto corriente de 6 millones 267 mil pesos, además de que se detectó en la nómina algunos aviadores en mandos altos.

En el informe, de 103 hojas, las 73 observaciones responsabilizaron a Francisco Veslasco, cuyos colaboradores se negaron a proporcionar información, mostrar documentos y facturas al detectarse las anomalías.

Incluso se solicitó en su momento una comparecencia ante los regidores pero no se realizó, debido a que en su administración miles de personas se quedaron sin servicio de agua por los malos manejos.

El 9 agosto de 2013, tras los escándalos, durante una sesión del Consejo de Administración el funcionario presentó su renuncia, alegando como motivo cuestiones personales y una enfermedad, al igual que lo hizo en Atlixco.

El director de Comunicación Social del ayuntamiento de Acapulco, Ricardo Castillo Díaz, señaló a medios locales que Velasco Islas argumentó para su renuncia que lo operaron de una hernia que no se había atendido como debería.

Sin embargo, semanas antes fue señalado en notas periodísticas de que se enriquecía a costa de CAPAMA e incluso se habló de que compró un yate, lo que el mismo funcionario desmintió al asegurar que el dueño es su amigo Francisco Velas.

Apenas hace unos meses, la comisión de servicios públicos en Acapulco, reveló que el exdirector de la CAPAMA, dejó un déficit de 50 millones de pesos más, del adeudo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de cerca de 60 millones de pesos.

El regidor presidente e integrante del Concejo de Administración de la paramunicipal CAPAMA, Wulfrano Salgado Romero, aseguró que la situación agravó más el estado operativo de la institución del agua en este puerto de Guerrero.

Por lo tanto, solicitó al presidente municipal Luis Walton Aburto hacer uso de sus "buenos oficios" para que pida ayuda al gobernador Ángel Aguirre Rivero con la finalidad de que la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado Sanitario del Estado de Guerrero (CAPASEG) se haga cargo del mantenimiento de las 14 plantas para amortiguar la crisis financiera de la CAPAMA que dejó el ahora directivo de CI en Puebla.

Señaló que además el gasto de la Comisión de Agua se incrementó hasta en 6 millones de pesos mensuales, concepto del mantenimiento de las 14 plantas tratadoras de aguas residuales y el programa social de agua en pipas para zonas que no tienen red de distribución.