Las franquicias que adquirió el gobierno de Puebla como los Coffee York o Punta del Cielo, por lo menos en cuestiones fiscales, están siendo administradas fiscalmente por el Centro de Convenciones Puebla (CCP) y no por algún fideicomiso.

En tanto, se mantienen bajo un velo de opacidad, al no existir datos oficiales del costo de su adquisición y construcción, ganancias, costos de mantenimiento y mucho menos qué se hace con los recursos obtenidos.

Sin embargo, se sabe que cada uno costó, por lo menos, más de un millón y medio de pesos, pagados con el erario.

De acuerdo con la Auditoría Superior local, el gobierno poblano administra un total de nueve fideicomisos y cuatro fondos públicos. En ninguno aparece rastro alguno de Coffee York o de Punta del Cielo.

Estas lujosas cafeterías instaladas en espacios públicos rehabilitados por la actual administración gubernamental expiden facturas a nombre del Centro de Convenciones Puebla con el Registro Federal de Contribuyentes (EFC) CCP981207PC9.

Ahora el CCP es llamado oficialmente Convenciones y Parques, aunque ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sigue su mismo registro desde hace 16 años.

La dirección fiscal, como lo comprueba una factura en poder de Intolerancia Diario, está ubicada en boluevard Héroes del 5 de Mayo número 402, por lo que no se ha creado ningún ente que lleve las finanzas de las franquicias ante la SHCP por lo menos.

En una entrevista, el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas aseguró que las franquicias que se encuentran dentro de parques públicos de la capital son administrados por un fideicomiso público.

Lo cierto es que por lo menos en cuestiones fiscales está siendo utilizado el Centro de Convenciones Puebla, creado su RFC en 1998.

Este mes de octubre se cumple un año desde que el gobierno de Puebla se niega totalmente a informar sobre la situación real que tienen las franquicias instaladas en zonas de la administración pública, por medio de la Ley de Transparencia.

Todo un misterio y otro emblema de la opacidad o falta de transparencia se han convertido todos los locales comerciales apostados en instalaciones del gobierno del estado.

Cada una de las grandes obras del gobierno de Rafael Moreno Valle en la ciudad de Puebla han sido acompañadas por locales comerciales como el Café Punta del Cielo o Coffe York, quienes no faltan a las salidas de los inmuebles estatales.

La opacidad
Mediante una solicitud de información realizada por el reportero Ernesto Aroche, en octubre de 2013, se detalla la forma en la que se había dado la autorización para la instalación del Coffee York en el Parque Lineal.

Las solicitudes fueron a la Secretaría de Transportes y otra a la Secretaría de Administración y Finanzas (SFA), quienes se negaron a proporcionarla.

La dependencia, a cargo de Roberto Moya Clemente, se negó a hacer pública la información que se le solicitó, afirmando primero que no se había rentado y/o concesionado espacio comercial alguno en la zona, para después informar que había dejado en manos del Centro de Convenciones de Puebla la administración de esos espacios.

Con la protección o anuencia de la Comisión de Acceso a la Información Pública (CAIP), que rechazó los recursos de revisión, continuó la opacidad.

En primera instancia, el caso quedó a cargo de la entonces comisionada Blanca Lilia Ibarra Cadena, quien ante la resistencia de la SFA, a dar a conocer la información incluso a la CAIP, tuvo que promover un apercibimiento ante la Contraloría.

La resolución folio 245/12/2013 de la comisionada era para que se entregara la información, pero sus compañeros comisionados Federico González Magaña y Javier Fregoso Sánchez votaron en contra de su ponencia.

Por lo tanto, el procedimiento la resolución del caso pasó a manos de González Magaña, quien finalmente rechazó que la SFA estuviera obligada a hacer pública la información.

Señaló en la ponencia que la dependencia argumentó que a mediados de año dejó en manos de Centro de Convenciones la administración de los espacios, por lo que tocaba a este organismo responder a la solicitud.

Sin embargo, apenas hace unas semanas, un juez federal, el séptimo de distrito, otorgó un amparo al reportero, para que CAIP ordene a la Secretaría de Finanzas entregue información sobre los locales comerciales.

Sin embargo, el órgano garante de la transparencia en Puebla insiste en que no se entregue esta información al haber solicitado un recurso de revisión a la sentencia en su contra ante un tribunal colegiado de magistrados federales.

En diciembre del 2012 se inauguró una nueva sucursal de Coffee York en la colonia La Paz, en la cual fungió como “padrino de honor” el alcalde electo José Antonio Gali Fayad.

Sólo de manera extraoficial se sabe que estos negocios generan entre 10 y 20 mil pesos diarios, recursos que son ingresados al presunto fideicomiso del gobierno estatal para el mantenimiento de los parques en los que se encuentran.

Hace unos meses, el gobernador dio a conocer que el Coffee York ubicado en las inmediaciones de la Estrella de Puebla, así como otras tres franquicias instaladas dentro de otros parques estatales, eran propiedad del propio gobierno del estado.

Reconoció que su administración ha comprado franquicias para instalarlas dentro de la zona de Los Fuertes de Loreto y Guadalupe, el Parque Lineal y el Jardín del Arte.

El mandatario aseguró entonces que el dinero que generan estos establecimientos es orientado a un fideicomiso, el cual tiene como finalidad el mantenimiento de los parques y jardines.

Cabe destacar que en el mes de agosto pasado, la reportera Elvia Cruz informó la última actualización del gobierno en su página de Transparencia, el 15 de mayo de 2014, en el apartado Información Financiera de Convenciones y Parques, reportó ingresos por 30.2 millones de pesos de las franquicias que administra, de acuerdo a datos publicados por El Popular.

Sin embargo, tras una revisión a dicho portal de transparencia, se encontró ninguna información señalada, la que pudo haber sido bajada de la web.

En su información, publicada en diario Cambio, señala que en ingresos propios ha reportado hasta mayo del 2014 las unidades de los establecimientos de Café Punta del Cielo una recaudación de 960 mil 503 pesos, mientras que por los Coffee York han ingresado un millón 532 mil 579 pesos.

“Específicamente en la franquicia del Coffee York del Parque Lineal —que se ubica frente a la Ruedota de la Fortuna— se reporta un ingreso por 828 mil 601 pesos”, advierte.

Además, se informó que en ingresos propios en este año se reporta una cantidad de 65 millones 451 mil 480 pesos, pero también toma en cuenta la renta en el Centro de Convenciones, en la exhacienda de Chautla, entre otros servicios.

Franquicias vs pequeños comercios
Ahora está en puerta la construcción de unos de estos establecimientos en el Parque Ecológico Revolución Mexicana, lo que ha desatado manifestaciones y criticas contra la administración estatal.

Pero también se instalará un establecimiento igual en el llamado Parque del Teleférico, ubicado en la zona de los Fuertes de Loreto y Guadalupe.

Y es que al hacerse los trabajos de remodelación, por lo menos 52 pequeños empresarios que mantenían sus negocios en cabañas en el lugar se quedarán sin empleo.

Juan de Dios Pérez trabajó por nueve años al interior del parque vendiendo frutas, jugos, licuados y desayunos nutritivos, pero este miércoles tuvo que desalojarlo sin ninguna opción más que colocarse en la calle.

Como él, 52 comerciantes, entre ellos ocho adheridos a la organización 28 de Octubre, fueron desalojados al iniciarse los trabajos del parque.

“Ya no hay ninguna posibilidad de que podamos regresar, todo depende del gobierno del estado”, dijo en entrevista tras las rejas del parque.

—¿Qué va a hacer, qué le han dicho?


—Pues nada, no dijeron que hay posibilidades de que regresemos, pero quién sabe, porque el gobierno trae su propio proyecto.

Los trabajadores pagaban rentas mensuales para poder ocupar las cabañas como misceláneas, las que les subieron al doble cuando arrancó el gobierno de Rafael Moreno Valle.

“Gracias a Dios salía para mantener a la familia, pero ahora no sabemos qué vamos hacer, los incrementos de la renta aumentaron en este gobierno”, explicó.

Antes del inicio del sexenio gubernamental pagaba 760 mensuales, pero al moverse las leyes de ingreso subió la renta a mil 400 pesos y con el aumento de cada año actualmente pagaban mil 650 pesos por cabaña y 130 pesos por metro cuadrado por espacio libre.

“Desgraciadamente la gente no se da cuenta que nosotros sufrimos inclemencias del tiempo, aumento de rentas, cuando hay mal clima pues no se vende, cuando hay clases no hay gente”, dijo.

Explicó que las cabañas que rentaban no tenían ningún servicio, como agua potable, baños o energía eléctrica, por lo que tuvieron que acondicionar ellos mismos, además de darse de alta en la Secretaría de Hacienda para el pago de impuestos.

—¿Cuándo les avisaron del cierre?

—La semana pasada nos avisaron el martes, que para el miércoles tendríamos que desalojar, pero la orden no procedió y dijeron que aguantáramos hasta este 17 de septiembre

—¿Qué va a hacer?

—Pues ponerme a trabajar en la calle, mis hijos tienen que comer y tengo muchos gastos normales de padre de familia, tengo tres hijos y esposa, de 14, ocho y seis años.

Algunos costos
Según información públicada en páginas de internet especialistas en franquicias, el café Punta del Cielo requiere una inversión inicial de un millón 500 mil pesos, más una cuota de 250 mil pesos por la franquicia.

Además el franquiciante tiene que erogar 6 por ciento más en regalías anuales, pero se asegura que el tiempo para recuperar la inversión es de por lo menos 36 meses o año y medio de operaciones.

En cuanto al Coffee York, no existe información financiera de este tipo, al ser una de las franquicias de más reciente creación.