La diputada federal Roxana Luna comparó el gobierno de Rafael Moreno Valle con el gobierno del priista Roberto Borge Ángulo, quien desvirtuó el trabajo de los medios de comunicación críticos a su gobierno “clonando” las portadas de los medios periodísticas para auto-halagarse.

La diputada Luna escribió desde su cuenta de Twitter: “La creación de pasquines, plumas compradas, gravar, amenazar, régimen de terrorismo Gobernador Borges =Moreno Valle”.

Roxana Luna, luego de denunciar violaciones a los derechos humanos por la operación policiaca de San Bernardino Chalchihuapan, sufrió una campaña de propaganda “negra” en redes sociales.

Uriel Reyes, en el blog de Cencos, documentó esta estrategia de campaña “negra” en agosto pasado, durante los momentos más álgidos de la denuncia sobre el operativo violento del 9 de julio.

“Los periodistas locales, los de medios alternativos, aseguran que gran parte de los medios tradicionales estarían al servicio del gobierno poblano. Los reporteros en Puebla, dicen, se polarizan entre quienes deciden difundir la versión oficial y los que encabezan una línea crítica hacia el gobierno del panista”.

Puede ser que debido a este contexto las redes sociales hayan jugado un papel tan importante en el manejo de la información sobre el caso Chalchihuapan; específicamente Twitter, Facebook y YouTube fueron las herramientas perfectas para difundir la realidad de lo que pasó el 9 de julio en la carretera Puebla-Atlixco. Hablando, claro, de la realidad que muestran los videos sin edición; la realidad que —a diferencia de la versión del gobierno— no ha necesitado adaptarse cada vez que una evidencia nueva la refuta.

A través de las redes, el caso se volvió rápidamente de interés nacional; activistas, defensores de derechos humanos y lectores casuales del resto del país comenzaron a exigir justicia y buscar información más allá de la ofrecida por los medios controlados por el gobierno del estado.

Es en ese momento cuando surge una campaña defendiendo la versión de Moreno Valle. Una entrevista a Elia Tamayo llena de cortes mal editados en la que —entre dudas— parecía afirmar que su hijo había muerto víctima de un cohetón, comenzó a reproducirse antes de cada video en YouTube. Días después se publicó otro video con el testimonio de un policía herido durante la manifestación, el cual también fue colocado como publicidad antes de la reproducción normal de videos.

Hay reportes de por lo menos dos videos publicitados más, todos publicados desde canales diferentes creados únicamente para subir un video en específico, y con una apariencia de canal no oficial, con edición amateur e incluso con faltas de ortografía en sus descripciones. La pregunta que surge es, más allá de quién produjo estos videos, ¿quién pagó los cientos de miles de pesos a Google Adsense para colocarlos como publicidad Truview in stream (la más costosa dentro de YouTube)?

Además del Trueview in stream, se utilizó la publicidad denominada Trueview in search, con la cual el video del anunciante aparecerá primero en los resultados de la búsqueda. Esa es la razón —y cualquiera puede comprobarlo en dos clicks— de que un video que responsabiliza a la diputada Roxana Luna Porquillo sea el primer resultado al buscar “Chalchihuapan” dentro de YouTube, aun cuando apenas llega a las 14 mil reproducciones, muchísimas menos de las que tienen la mayoría de videos sobre el caso.

Sin embargo, la publicidad no se limitó al popular sitio de videos. Hay reportes de pagos a tuiteros populares para impulsar los hashtags creados por el gobierno poblano, en los que intentaban culpar a los pobladores de Chalchihuapan de los resultados de la manifestación. También en Facebook se buscó la participación de páginas populares (páginas de “comedia” y otros temas similares, que nunca antes habían publicado o siquiera opinado sobre política o cuestiones de interés público) para impulsar campañas que culpaban de lo ocurrido directamente a la diputada Roxana Luna. Una de estas campañas se trataba de recaudar firmas para exigirle a la diputada dejara de usar niños en las manifestaciones, mostrando la imagen de un hombre sostenido a un niño muerto en Gaza.

Cabe señalar que en el caso del gobernador quintanarroense, el juez Miguel Nahim Nicolás Jiménez le ordenó al gobernador Borge abstenerse de “elaborar, difundir, distribuir y circular portadas apócrifas de ese medio de comunicación”.

En su fallo, el juez otorgó la suspensión provisional de amparo a la presidenta y directora general de la revista Luces del Siglo, Norma Madero, contra actos de Borge Angulo.