El gobierno morenovallista prepara una “cacería de brujas” en la Secretaría de Seguridad Pública estatal. En la mira hay 500 elementos adscritos a esa dependencia, entre policías preventivos, agentes viales, bomberos y custodios.

Una fuente de Intolerancia Diario reveló que el próximo lunes serán entregados aproximadamente 500 oficios de baja a la Secretaría de Seguridad Pública, con diversas causas, entre las que destacan no aprobar el examen de confianza, antidoping, participación en el operativo de Chalchihuapan y falta de declaración patrimonial.

Para lograr este cometido, el jurídico de la Policía Estatal cita al personal previamente seleccionado para que firme su renuncia y amenaza con que si no lo hacen no los va a dejar salir del edificio hasta que firmen la renuncia.

Especialistas en derecho, consultados por Intolerancia Diario, consideran que ninguna autoridad les puede exigir la firma de la renuncia y si los retienen en las instalaciones los afectados pueden acusarlos de privación ilegal de la libertad y amenazas.

En lo que va de la administración morenovallista han sido dados de baja 800 elementos policiales, aproximadamente.

Enrique Núñez